• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Autores debaten en Panamá sobre realidad y ficción en literatura fantástica

Feria internacional del Libro de Panamá / EFE

Feria internacional del Libro de Panamá / EFE

Autores como los panameños Eduardo Lince y Laura Nieto Bruña, que cultivan este género, consideran que tiene auge por la obra de J.K. Rowling (Harry Potter) y J.R.R. Tolkien (El señor de los anillos)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La literatura fantástica fue analizada, durante la edición 2013 de Feria internacional del Libro de Panamá, como un género que ha creado universos y mundos que embrujan a jóvenes y niños y los apasiona por la lectura, pero también como una particular interpretación de la realidad.

Autores como los panameños Eduardo Lince y Laura Nieto Bruña, que cultivan este género, consideran que tiene auge por la obra de J.K. Rowling (Harry Potter) y J.R.R. Tolkien (El señor de los anillos), mientras que el nicaragüense Sergio Ramírez y el costarricense Fabián Porras, este último con tres novelas del género, lo consideran una manera distinta de interpretar el mundo real.

Lince, que el año pasado publicó "El enigma de las esferas", que se sumó a una trilogía fantástica suya, dijo a Acan-Efe que el coloquio que tuvo lugar en la Feria sobre el género fue oportuno porque se dio en un momento en que tiene auge internacional y también para que se supiera que en Panamá también hay autores que lo cultivan.

Añadió que desde la publicación de su trilogía entre 2003 y 2013 ("El jardín interior"; "El bosque escondido"; "El valle prohibido") se ha mantenido fiel al género, que le ha dado "bastantes satisfacciones".

Escribir y leer obras que narran mundos fantásticos, según Lince, son "las dos caras de una misma moneda" y funciona, afirmó, como un "delicioso escape de la realidad".

"La mente es maravillosa, poder escaparse de este mundo por unos momentos e ir a ese que uno está creando (...) es como una catarsis", expresó Lince.

Por su parte, Laura Nieto, que ha escrito las novelas infantiles "Aldo el joven rey" (2006), "La patrulla del castillo volador" (2009) y "El corazón de la reina" (2013), señaló a Acan-Efe que el impacto de este género en Panamá ha sido positivo.

Para Nieto eso ha sido así sobre todo por la cantidad de sagas para niños que hay en el mercado, como las de Harry Potter y las Crónicas de Narnia.

La autora considera que si un lector se desde pequeño en este género, su motivación por la lectura no hará más que crecer y, ya de grandes, indicó, "lo verán con agrado" y estarán preparados para leer otro tipo de literatura.

De acuerdo con Nieto, la literatura fantástica, junto a la ciencia ficción, son géneros con los que los niños y jóvenes están "muy familiarizados", por lo que en Panamá se ha creado hace poco la Academia Panameña de Literatura Infantil y Juvenil (APLIJ).

"La idea de crear esta Academia es para que los chicos conozcan que aquí en Panamá existe este tipo de literatura fantástica escrita por autores nacionales", expresó la autora panameña.

Por su parte, el novelista nicaragüense Sergio Ramírez dijo a Acan-Efe que admira este género fantástico pero que no forma parte de su quehacer literario como escritor.

Aun así, Ramírez señaló que le gusta un autor como Tolkien que ha creado "universos fantásticos muy bien elaborados" pero que, sin embargo, dijo, "siguen siendo muy reales porque lo que hay ahí siempre son luchas de poder, diferencias entre países, entre pueblos".

El escritor nicaragüense cree que por esa razón no se puede decir que existe una "literatura enteramente fantástica", ya que aunque permita evadirse de la realidad por un momento "uno regresa a saltar sobre la misma red" de la realidad.

"Si uno se propone crear los seres más fantásticos, siempre serán seres con sentimientos, con pesares, con contradicciones, víctimas de traiciones, de celos y luchas de poder, y esos somos los seres humanos, por muy fantásticos que sean los personajes", afirmó el autor de "Castigo divino".

En tanto, Fabián Porras, que acaba de sacar su novela fantástica "Fuegos fatuos" (Exedra, 2013), dijo a Acan-Efe que a ese género le ve una posibilidad "muy grande" para lectores, sobre todo jóvenes, "para introducirse al mundo de la literatura" sea ficción, terror o fantasía.

Porras considera, por otro lado, que aunque la literatura de este género permite un escape a la imaginación, no se puede dejar de lado la "literatura de la realidad".

El autor costarricense opinó que toda obra literaria "por más que sea de fantasía" es parte de este mundo real e introduce matices, problemáticas y cualquier suceso de la realidad.

"Entonces, tal vez no sea totalmente evadir la realidad, sino entenderla y comprenderla desde un punto de vista distinto de la mano del mismo protagonista", afirmó Porras.