• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Australia insiste en que no se ejecute a sus ciudadanos en Indonesia

El gobierno indonesio de Joko Widodo, ha pedido que se respeten sus leyes y defendió el uso de la pena capital como medida disuasoria en la lucha contra el tráfico de drogas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gobierno de Australia reafirmó hoy que seguirá luchando por salvar a dos de sus ciudadanos de ser ejecutados junto a otros ocho presos en Indonesia, entre ellos un brasileño, hallados culpable por narcotráfico, tras ser trasladados esta noche a la prisión donde se efectuará su condena.

"No perderé las esperanzas, seguiré haciendo las representaciones (diplomáticas correspondientes). Haré todo lo que pueda para buscar un cambio en sus corazones, en sus mentes", dijo a la cadena local ABC la ministra australiana de Exteriores, Julie Bishop.

La canciller hacía referencia a la situación de Andrew Chan, de 31 años, y Myuran Sukumaran, de 33, quienes se encuentran entre los reos que fueron incluidos en la segunda ronda de ejecuciones que el nuevo gobierno indonesio reanudó en enero.

Entrada la madrugada los dos australianos fueron trasladados de la prisión de Kerobokan a la localidad de Cilacap, el punto más cercano dentro del territorio continental indonesia a la isla prisión de Nusakambangan, en donde se prevé se realizarán las ejecuciones en una fecha aún no fijada.

Bishop indicó que ha conversado con su homóloga indonesia para expresar que el presidente Joko Widodo puede mostrar "una gran fortaleza a través de la piedad y el perdón de esos dos jóvenes que se han rehabilitado en sus cárceles de una manera extraordinaria".

Sin embargo, Widodo ha expresado anteriormente que no indultará a aquellos que han sido condenados a la pena capital por narcotráfico.

Chan y Sukumaran fueron condenados a muerte en 2006 como líderes de una mafia de narcotraficantes llamada "Los Nueve de Bali", que intentó trasladar el año previo ocho kilos de heroína desde la isla de Bali a Australia.

El Gobierno indonesio de Joko Widodo, que en enero ejecutó a seis reos, ha pedido que se respeten sus leyes y defendió el uso de la pena capital como medida disuasoria en la lucha contra el tráfico de drogas.

Australia e Indonesia son dos vecinos y aliados cercanos cuyas relaciones han sufrido altibajos por casos de supuesto espionaje, fricciones comerciales y asuntos vinculados a la lucha contra la inmigración ilegal, entre otros.