• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Aumenta número de menores que caen en la trata de personas en Centroamérica

Asamblea General de la ONU / Foto: Google

Asamblea General de la ONU / Foto: Google

El "Informe global de 2014 sobre la trata de personas" de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD) analiza la situación mundial de este delito contra los derechos humanos, usando datos recabados entre 2010 y 2012

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los menores de edad suponen un tercio de las víctimas de la trata de personas en el continente americano, en cuyas regiones norte y centro está aumentando el número de niños que caen en esta "forma moderna de esclavitud", según un informe de Naciones Unidas difundido hoy en Viena.

El "Informe global de 2014 sobre la trata de personas" de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD) analiza la situación mundial de este delito contra los derechos humanos, usando datos recabados entre 2010 y 2012.

La trata de personas consiste en reclutar, transportar y retener a una persona mediante el uso de la fuerza, la coerción o el engaño con el fin de explotarla, no sólo con fines laborales o sexuales, sino también para forzarla a mendigar o, incluso, para el tráfico de órganos.

Este informe emplea datos aportados por los Estados y que la ONU ha analizado, aunque la investigadora jefe del informe, Kristiina Kangaspunta, ha advertido a Efe que los 40.000 casos detectados en este documento en todo el mundo son sólo "la punta del iceberg" de una situación que afecta a "millones" de personas.

El texto indica que, a escala continental, la trata de menores representa en América el 30 % del total de las víctimas, un dato similar al del periodo 2007-2010, aunque existen grandes diferencias regionales al respecto.

Así, mientras que en América del Norte y en el Cono Sur la trata de adultos está por encima de la media, en América Central y en la parte norte de Suramérica las víctimas menores de edad son más que en el resto del continente.

El estudio también señala que existe una tendencia creciente en el número de casos de menores que son trasladados hacia América del Norte, en Centroamérica y en el Caribe, aunque no se ofrece información detallada sobre esa evolución.

En el documento se pone algún ejemplo concreto, entre el que destaca Guatemala, un país donde la trata de menores representó en 2012 cerca del 90 % del total de las víctimas. Cuatro años antes, ese porcentaje era del 70 %.

Otro caso es el de El Salvador, tras varios años de crecimiento, el porcentaje de víctimas menores de edad comenzó a bajar levemente en 2010, aunque sigue suponiendo alrededor de la mitad de los casos.

Entre las víctimas menores de edad, dos de cada tres son niñas, un dato que se mantiene estable en todo el continente.

El 50 % de las víctimas son mujeres y el 20 % hombres, mientras que el 30 % restante se ubica en la categoría de menores.

La trata con fines de trabajo forzoso es en América el caso más extendido, aunque, de nuevo, existen grandes diferencias regionales.

En Norteamérica, Centroamérica y el Caribe, el 54 % de las víctimas detectadas había sido explotadas laboralmente, mientras que un 42 % había sufrido abusos sexuales, y el resto había sido forzado para otros fines.

En América del Sur el reparto de explotación sexual/laboral es del 54-41 %.

La ONU señala en el informe que es "muy probable" que las cifras sobre trata para trabajos forzados estén por debajo de la realidad, dado que en algunas legislaciones sólo se define este delito relacionado situaciones de explotación sexual.

La mayoría de las víctimas de trabajos forzados son hombres, siete de cada diez, mientras que en los casos de explotación sexual, las mujeres suponen un abrumador 95 %, señala el informe.

La inmensa mayoría de las víctimas son originarias de países americanos y las rutas más frecuentes van desde los países menos desarrollados a otros Estados más ricos dentro del continente.

Además de las ruta hacia EE.UU. y Canadá, la ONU ha detectado en América del Sur rutas que llevan a bolivianos a Argentina, Brasil, Chile y Paraguay; a paraguayos y peruanos a Argentina y Chile; y a colombianos hacia Chile.