• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Aumenta número de hospitalizados por incendio en discoteca en Brasil

Aspecto de la zona interna de la discoteca Kiss en Brasil luego del incendio / EFE

Aspecto de la zona interna de la discoteca Kiss en Brasil luego del incendio / EFE

Las autoridades de Salud confirmaron el miércoles que de las 143 víctimas hospitalizadas, 75 están en estado crítico y con riesgo de muerte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El número de víctimas hospitalizadas tras el incendio en una discoteca del sur de Brasil aumentó tres días después, con 143 internados, muchos al borde de la muerte, en una tragedia deja 235 muertos, y por la que el dueño del local, detenido, intentó suicidarse.

Las autoridades de Salud confirmaron el miércoles que de las 143 víctimas hospitalizadas, 75 están en estado crítico y con riesgo de muerte. Más de 20 personas fueron hospitalizadas en las últimas horas en Santa María, la ciudad universitaria de Rio Grande do Sul donde ocurrió el incendio el domingo de madrugada, y que continúa sumida en la tragedia, tras docenas de entierros.

Las nuevas hospitalizaciones se deben a que muchos jóvenes que escaparon con vida de la discoteca han presentado síntomas de intoxicación por el humo o "neumonitis química", que puede aparecer hasta cinco días después del accidente y que puede ser grave, informó el portavoz de la Fuerza Nacional del Sistema de Salud Pública, Neio Pereira, a la estatal Agencia Brasil.

El gobierno del estado de Rio Grande do Sul confirmó que el saldo de muertos, la mayoría intoxicados, ascendió a 235, tras el fallecimiento el martes de un joven hospitalizado. Un día antes, la madre había enterrado a otro hijo, también fallecido en el incendio de la discoteca, informaron los medios locales.

Ante el horror de la tragedia, uno de los socios del local, Elissandro Sphor, intentó suicidarse el martes con un tubo plástico de la ducha en el hospital en el que permanece bajo detención policial.

"Los policías que lo custodian lo percibieron antes de que lo llevara a cabo", dijo el miércoles a la AFP la comisaria Lilian Carus, de la policía civil de Cruz Alta, en la región.

Decenas de personas volvieron a manifestarse la noche del martes en las calles de Santa María pidiendo justicia y leyes más rigurosas para establecimientos públicos.

El comisario Marcelo Arigony se dirigió a los manifestantes y prometió: "trabajaremos incansablemente para que sean establecidas todas las responsabilidades", inclusive si son del Estado, por no haber hecho las inspecciones necesarias, dijo.

En una rueda de prensa, Arigony afirmó que la banda musical que tocaba en la discoteca compró "un señalizador pirotécnico más barato, que sabían que era exclusivamente para ambientes abiertos" y prohibido en locales cerrados.

También se investiga si los extintores no funcionaron o si eran falsos, así como la falta de salidas señalizadas de emergencia, entre otros elementos que pudieron empeorar la tragedia, como denuncias de que el lugar estaba saturado de personas o que la seguridad intentó impedir la salida hasta entender que se trataba de un incendio.

"Nos parece que esa casa no podía funcionar (...) Fueron hechas reformas sin fiscalización", declaró Arigony. El comandante de los bomberos, Sergio Roberto de Abreu, dijo que la discoteca estaba tramitando el permiso y dependía de una visita de los bomberos, y que había presentado documentos de los extintores. Los abogados de la discoteca dijeron el miércoles que estaba en "plenas condiciones".

La Cámara de Diputados creó una comisión para seguir las investigaciones, y elaborar una legislación más rigurosa para los establecimientos del país que acogerá multitudinarios eventos en los próximos años, como la Copa Confederaciones de 2013, el Mundial de 2014 y las Olimpíadas de 2016.

Cuatro personas fueron arrestadas temporalmente (por hasta cinco días) tras el incendio: los dos socios de la discoteca y dos miembros de la banda de música.