• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Asunción de Cartes plantea un panorama difuso en relaciones con Venezuela

 Horacio Cartes dijo que hará todo lo posible para profundizar las relaciones bilaterales en la región y para estrechar los vínculos de Paraguay con la Alianza del Pacífico | Foto AFP

Horacio Cartes dijo que hará todo lo posible para profundizar las relaciones bilaterales en la región y para estrechar los vínculos de Paraguay con la Alianza del Pacífico | Foto AFP

El presidente condicionó el regreso de su país a Mercosur a que se respete el Estado de Derecho

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Paraguay está en una encrucijada. La nación se debate entre sus intereses nacionales, sus necesidades económicas y los ideales políticos de sus vecinos.

Entre los expertos en el tema de las relaciones internacionales, los posibles escenarios entre Caracas y La Asunción tras la investidura de Horacio Cartes, difieren notablemente. El analista paraguayo, Benjamín Fernández Bogado, considera que Cartes al ser un empresario pragmático buscará solventar los impases con Venezuela, ya que, actualmente la compañía Petróleos Paraguayos adeuda a PDVSA casi 300 millones de dólares que deben ser cancelados en noviembre de este año.

"No me sorprendería una normalización de relaciones sostenido en algún acuerdo sobre este tema que representa 15% de la deuda externa del Paraguay", afirmó.

Sin embargo, los especialistas Milagros Betancourt y José Nicolás Morinigo conciben un panorama poco optimista.

Betancourt cree que la única alternativa para una mejora en las relaciones es que luego de la toma de posesión, Cartes plantee un acercamiento.

"Yo creo que Paraguay seguirá siendo firme y continuarán siendo una piedra en el zapato para Venezuela", aseguró.

La tesis es compartida por Morinigo, quien augura dificultades en retomar las conversaciones y argumentó la existencia de dos ejes en Suramérica: el integrado por Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay, Ecuador y Bolivia y el otro compuesto por Colombia y Chile, apoyado por Estados Unidos.

Sin invitación. El mandatario Nicolás Maduro se comunicó con el líder del partido Colorado tras su victoria en los comicios del 21 de abril y le manifestó su intención de restablecer los lazos.

"Le hemos ratificado nuestro deseo de retomar el ritmo de relaciones económicas, comerciales, diplomáticas, políticas, culturales", dijo refiriéndose a la conversación telefónica, durante una reunión con gobernadores transmitida por VTV.

Pese a las intenciones de Maduro, el gobernante no fue invitado a la asunción del Presidente de Paraguay por no disponer de una delegación diplomática en Caracas, alegó el portavoz de la comisión de transmisión de mando presidencial, Federico González.

Las relaciones entre Venezuela y Paraguay se fracturaron luego de que en julio de 2012 surgieran acusaciones contra Maduro, quién ocupaba el cargo de canciller, de incitar a comandantes militares de La Asunción para salir a defender al ex presidente Fernando Lugo, un acto calificado de injerencia.

A diferencia del jefe de Estado de Venezuela, al acto asistieron los presidentes Cristina Fernández de Kirchner, de Argentina; Dilma Rousseff, de Brasil; Sebastián Piñera, de Chile; Ollanta Humala de Perú; José Mujica de Uruguay y Ma Ying-jeou de Taiwán.

Negociación. La suspensión de Paraguay del Mercosur en 2012 se concretó luego de que el entonces mandatario Fernando Lugo, dirigente del partido Frente Guasú, fuera destituido por el Congreso y su vicepresidente Federico Franco asumiera el liderazgo del Ejecutivo.

El veredicto de culpabilidad por mal desempeño, aprobado por 43 senadores, fue calificado por los países pertenecientes al Mercosur como un golpe parlamentario y acordaron que la nación no podría reincorporarse al bloque hasta que no celebrarán nuevos comicios.

Betancourt considera que culminado el plazo de la sanción, es tarea del Mercosur promover el regreso de Paraguay debido a que no fue expulsado, sino separado hasta que recuperara su institucionalidad.

"Tienen que incorporarlo. Le corresponde a Venezuela hacerlo pues está presidiendo el organismo porque Paraguay recuperó su institucionalidad, sino estarían violando sus propias decisiones", afirmó.

Cartes condicionó en julio el regreso de su país al organismo a que se respete el Estado de Derecho y a la dignidad de la república, a través de un comunicado. Además dijo que retornarían solo si a Paraguay le era otorgada la presidencia protémpore, la cual le correspondía por orden alfabético.

"Las características jurídicas del ingreso de Venezuela como miembro pleno al Merco-sur no han sido subsanadas conforme a las normas legales", escribió.

El canciller de Uruguay, Luis Almagro, propuso a Cartes presidir el Mercosur luego de Venezuela, una opción rechazada por el jefe de Estado de Paraguay: "El mero transcurso del tiempo o decisiones políticas posteriores no restablecen, por sí, el imperio del derecho".

El gobernante de Uruguay, José Mujica, se refirió también al caso y enfatizó que Paraguay es a quien más le conviene pertenecer al Mercosur, por su posición mediterránea.

Bogado resaltó el interés e importancia de regresar al bloque por parte de La Asunción, debido a que no es favorable para el país desligarse de sus dos socios comerciales más importantes, Brasil y Argentina."Un sector de la opinión pública afirma que es un buen negocio salir del Mercosur, mi percepción es contraria. A Paraguay le conviene conformar bloques donde primen cordura, moderación y trato digno", aseguró.

A la hora de retornar a Mercosur y Unasur la problemática surgiría del lado de estos organismos y de Venezuela, debido a que Paraguay mantiene su posición firme en las condiciones que ha impuesto pero sin negarse a abordar la problemática. El diálogo sería la forma idónea para que los mandatarios y cancilleres logren un acuerdo.

El presidente de Paraguay no dio respuestas claras en su declaración del viernes sobre si estaría dispuesto a ingresar tras la culminación del período de Venezuela como líder en el bloque.

"El tiempo es el mejor aliado. Lo que está en la mesa es la predisposición de Paraguay, de Argentina, de Brasil," dijo. La alternativa de que Venezuela y Paraguay coexistan en el Mercosur no está del todo descartada si se logra una negociación exitosa, con beneficios para los países. Betancourt coincide con Bogado en que los intereses políticos y económicos podrían facilitar una posibilidad de diálogo a corto plazo.

"Dependiendo de qué negociación se lleve adelante y de los intereses que efectivamente puedan beneficiar al pueblo paraguayo, se sentarán a conversar", concluyó Betancourt.