• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Asociación de aerolíneas pide mejorar el seguimiento de los aviones

Proceso de búsqueda del Boeing 777 de la aerolínea Malaysia Airlines | REUTERS

Proceso de búsqueda del Boeing 777 de la aerolínea Malaysia Airlines | REUTERS

"No podemos dejar que otro vuelo simplemente desaparezca", dijo en un comunicado el director de IATA, Tony Tyler

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, en sus siglas en inglés) afirmó hoy que la desaparición del avión malasio ha acentuado la necesidad de mejorar los sistemas de seguimiento de los vuelos comerciales.

"En un mundo donde cada movimiento parece que es monitorizado, es increíble que un avión pueda simplemente desaparecer y que la caja negra sea tan difícil de recuperar... No podemos dejar que otro vuelo simplemente desaparezca", dijo en un comunicado el director de IATA, Tony Tyler.

Tyler, que participó en una conferencia de IATA en Kuala Lumpur, instó a los Gobiernos a hacer uso de las fuentes de información a disposición de los departamentos de inmigración de los estados como la base de datos de pasaportes robados o perdidos de la Interpol.

"El control de pasaportes es una responsabilidad de los Gobiernos, no de las líneas aéreas", añadió el responsable de la asociación, que agrupa a 240 aerolíneas de diferentes países (más del 84 por ciento del tráfico aéreo).

Malasia fue criticada al conocerse que dos pasajeros iraníes embarcaron en el vuelo MH370 de Malaysian Airlines con pasaportes falsos y que accedieron al avión sin ningún impedimento por parte de las autoridades de inmigración en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur.

Tyler anunció que un grupo de expertos estudiará la creación de un nuevo sistema de localización y seguimiento de aviones, cuyas conclusiones presentará a finales de este año.

Según IATA, en 2013 hubo unos 29 millones de vuelos comerciales con 12 accidentes de importancia, lo que supuso un accidente cada 2,4 millones de vuelos y una mejoría del 14,6 por ciento respecto al año anterior.

"Los accidentes son raros, pero la búsqueda actual del MH370 es un recordatorio de que nunca podemos complacientes en temas de seguridad", afirmó el director general de IATA.

"Puede pasar un largo tiempo hasta que sepamos que pasó exactamente con ese vuelo. Pero está ya claro que no debemos dejar que pase otra vez", agregó Tyler.

En la misma conferencia, el director general de la Aviación Civil de Malasia, Azharuddin Abdul Rahman, sorprendió a los participantes en este congreso de la IATA, cuando paró el discurso inaugural que estaba pronunciando.

Según informa el periódico local The Star, Azharudin se negó a continuar si no abandonaban los periodistas la sala en la que se celebraba la sesión.

"Se convino conmigo en que el acto iba a ser a puerta cerrada", comunicó posteriormente el director general de la Aviación Civil, aunque los miembros de la prensa aseguran que habían recibido una invitación de la IATA para cubrir la conferencia.

Las autoridades malasias confirmaron la transcripción de las comunicaciones entre la cabina del Boeing 777 de Malaysian Airlines y la oficina de control aérea en Kuala Lumpur hasta el momento en el que se pierde contacto con el avión.

En ellas se recoge que las últimas palabras pronunciadas presuntamente por el copiloto, Fariq Abdul Hamid, fueron "buenas noches, Malaysian 370" en lugar de las que anteriormente se habían confirmado, "todo bien, buenas noches"

En las operaciones de búsqueda de este martes, diez aviones y nueve barcos cubrieron una extensión de 120.000 kilómetros cuadrados al oeste de Perth, según informa la Agencia Australiana de Coordinación de Centros (JAAC, en sus siglas en inglés).

El vuelo MH370 de Malaysian Airlines despegó de Kuala Lumpur en la madrugada del pasado día 8 de marzo con 239 personas a bordo y tenía previsto llegar a Pekín seis horas más tarde.

El avión desapareció de las pantallas de control de radar a los 50 minutos de su despegue y cambió de rumbo en una "acción deliberada", según las autoridades malasias, para cruzar el Estrecho de Malaca en dirección contraria a su trayecto inicial.

Malasia contempla la posibilidad de un secuestro, sabotaje, suicidio o algún fallo técnico entre los supuestos para explicar lo ocurrido.

En el vuelo viajaban 227 pasajeros, incluidos 7 menores, y una tripulación de 12 personas.