• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Otorgan libertad bajo fianza a Dwight Sagaray

Dwight Sagaray | EFE

Dwight Sagaray | EFE

El ex primer secretario de la Embajada de Venezuela en Nairobi debe pagar el equivalente a 23.900 dólares, para quedar en libertad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Tribunal Superior de Nairobi concedió la libertad bajo fianza al ex primer secretario de la Embajada de Venezuela en Kenia, Dwight Sagaray, arrestado el 28 de julio de 2012 por su supuesta vinculación en el asesinato de la encargada de negocios de la legación, Olga Fonseca, ocurrido la noche anterior en la residencia oficial de la misión.

“Su libertad bajo fianza ha sido aprobada. Ahora tiene que afrontar el juicio”, señaló la abogada defensora Lyla Latiff a la agencia EFE.

El ex primer secretario debe pagar dos millones de chelines kenianos, aproximadamente 23.900 dólares, para obtener la fianza.

Según declaró Yenibel Lugo, abogada venezolana y familiar del presunto implicado,  Sagaray aún no ha cancelado el monto por lo que permanece en la prisión industrial de Gigiri, en la capital keniana, pero ya están haciendo lo necesario para lograr su libertad.

“Falta mucho camino por recorrer. Es una decisión que consideramos constitucional y para la familia es un motivo de felicidad extrema”, señaló Lugo sobre la decisión.

Se desconoce cuando pueda dar inicio al juicio contra Sagaray pero se presume será en agosto. El ex primer secretario permanece en la cárcel junto a otros seis sospechosos de asesinato.

Su amigo Mohamed Ahmed Mohamed Hassan –principal sospechoso del homicidio y quien aún sigue a la fuga– aseguró a El Nacional que el venezolano es inocente.

La jueza encargada del caso, Roseline Korir, ordenó al ex diplomático venezolano que deposite su pasaporte ante el tribunal, a fin de asegurar que permanecerá en Kenia para asistir al juicio, reseñó EFE.

Previamente a Sagaray se le había retrasado el proceso y en otras ocasiones se le habían negado audiencias para fijar la fianza. El anterior juez de la causa, Nicholas Ombija, argumentó que podría influir en el proceso o amenazar a posibles testigos por ocupar una posición de poder.