• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Aseguran que el piloto del avión desaparecido era un fanático político

Piloto y copiloto de Malaysia Airlines | Foto: Current Affairs

Piloto y copiloto de Malaysia Airlines | Foto: Current Affairs

Las autoridades investigan la posibilidad de que el piloto del vuelo MH370 de Malaysian Airlines secuestrara su propio avión como forma de protesta política, agregó la publicación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El piloto del avión malasio desaparecido con 239 personas, Zaharie Ahmad Shah, era un fanático político que apoyaba obsesivamente al líder de la oposición de Malasia, Anwar Ibrahim, afirma hoy el dominical británico Mail on Sunday.

Las autoridades investigan la posibilidad de que el piloto del vuelo MH370 de Malaysian Airlines secuestrara su propio avión como forma de protesta política, agrega el rotativo.

Según la publicación, el capitán Ahmad Shah respaldaba de manera "obsesiva" al líder de la oposición y, al parecer, asistió horas antes del vuelo al controvertido juicio en el que Ibrahim fue sentenciado a cinco años de cárcel.

Los seguidores de Ibrahim afirman que el político es víctima de una campaña de desprestigio, añade el diario.

Fuentes policiales han indicado que Ahmad Shah era un activista político y temen que la decisión del tribunal le afectara profundamente, según el dominical, y agrega que expertos estadounidenses de la policía interna FBI no descartan que se trate de un "acto de piratería".

El dominical, que cita a la radio WNYC de EEUU, dice que hay 634 lugares donde el avión pudo haber aterrizado, desde Australia hasta las islas Maldivas, e incluso Pakistán.

Nueve países más se han unido a la búsqueda del avión, según anunció hoy el ministro de Defensa de Malasia y titular interino de Transporte, Hishamudin Husein.

Los nueve países que se han sumado a la búsqueda son Kazajistán, Uzbekistán, Kirguizistán, Turkmenistán, Pakistán, Bangladesh, Birmania (Myanmar), Laos y Francia, dijo Hishamudin en Penang, a unos 80 kilómetros de Kuala Lumpur.

Aunque Malasia evita hablar de secuestro, el Gobierno afirma que los sistemas de comunicación del avión fueron desconectados de manera deliberada, así como su cambio de rumbo.

El avión salió de Kuala Lumpur en dirección a Pekín en la madrugada del 8 de marzo y desapareció del radar unos 40 minutos después de despegar.