• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rousseff propuso crear normas contra espionaje en Internet

Dilma Rousseff en la ONU / EFE

Dilma Rousseff en la ONU / EFE

La presidente afirmó que en la ausencia de la privacidad no puede haber libertad de expresión 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Ha llegado la hora de crear condiciones para prevenir que el ciberespacio sea usado como un arma de guerra a través del espionaje, sabotaje y los ataques contra el sistema e infraestructura de nuestros países”, aseguró la presidente de Brasil, Dilma Rousseff durante su intervención en la apertura del sexagésimo octavo debate de la Asamblea General de la ONU.

“Brasil presentará propuestas para establecer un marco civil multilateral para asegurar garantías eficaces para los datos transmitidos por Internet”, anunció la gobernante luego de que en julio el diario O'Globo de Brasil, a partir de los documentos de Edward Snowden, revelara que Estados Unidos espió a ciudadanos brasileños, al Gobierno y a varias empresas entre ellas la principal petrolera del país, Petrobras.

Rousseff manifestó que las Naciones Unidas debe liderar los esfuerzos para  regular la conducta de los estados en el uso de las tecnologías de información y de telecomunicaciones.

La presidente aseveró que es necesario crear mecanismos multilaterales para la red en todo el mundo que sean capaces de velar por principios como: la diversidad cultural, el respeto a los derechos humanos y la neutralidad de la red con base en criterios técnicos y éticos.

“Mi gobierno hará todo lo que esté a su alcance para defender los derechos humanos de todos los brasileños y para proteger los frutos de nuestros trabajadores y nuestras empresas", enfatizó y aseguró que su país redoblará  los esfuerzos para adoptar legislaciones, tecnologías y mecanismos para protegerse de la interceptación ilegal de datos y comunicaciones.

Rousseff además afirmó que en la ausencia del derecho a la privacidad no puede haber libertad de expresión ni de opinión, por lo tanto no será efectiva la democracia. “En la ausencia del respeto por la soberanía, no hay bases para la relación entre naciones”, sostuvo y calificó las acciones como una grave violación a los derechos humanos y a las libertades civiles.

Señaló que la justificación de Washington, alegando que el espionaje pretendía proteger a las naciones contra el terrorismo, es insostenible. “El problema va más allá de una relación bilateral. Esto afecta a la propia comunidad internacional y ésta exige una respuesta. La información y la tecnología de telecomunicaciones no pueden ser el nuevo campo de batalla entre los Estados”, precisó.

Las denuncias de espionaje ocasionaron que la mandataria suspendiera un encuentro con su par de Estados Unidos, Barack Obama, que estaba previsto para el 23 de octubre.

La gobernante de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se reunió ayer durante una hora con Rousseff en Nueva York y abordaron el tema del espionaje y del rastreo de datos en Internet, según informó el diario Clarín.

Obama abre la puerta a Irán

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció los gestos de distensión realizados por el Gobierno de Irán en relación con el contencioso que existe por su programa nuclear.

En tono conciliador, Obama dijo que su gobierno no busca un cambio de régimen en Teherán y que reconoce el derecho de Irán de desarrollar energía nuclear con fines pacíficos. Además recordó la fatwa emitida por el ayatolá Alí Jamenei en contra de la construcción de armas nucleares así como a la promesa del presidente de Irán, Hassan Rohani, en el sentido de que su país nunca desarrollará armas atómicas. Obama señaló que esas declaraciones deben ofrecer la base para un acuerdo significativo y solicitó al régimen que de pasos verificables y trasparentes.

Recordó que, desde la revolución islámica de 1979, Irán y su país padecen una desconfianza mutua, pero dijo sentirse alentado por el mandato de moderación otorgado por los votantes de Irán a Rohani y por las declaraciones de éste sobre su compromiso por llegar a un acuerdo.

El gobernante de Estados Unidos mencionó que prefiere resolver las preocupaciones sobre el programa nuclear de Irán pacíficamente, pero en caso de que esto no sea posible, está decidido a impedir que Teherán desarrolle ese tipo de armamento.

El discurso de Obama estuvo precedido durante los últimos días por las expectativas ante la posibilidad de que se produjera una reunión bilateral con Rohani, lo que abriría la puerta a una solución sobre la cuestión nuclear, pero no hubo encuentro.