• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Al Asad hizo una inusual visita a la ciudad cristiana de Malula

El cuarto puesto es para el presidente sirio, Bachar al Asad | Foto: Archivo

El cuarto puesto es para el presidente sirio, Bachar al Asad | Foto: Archivo

En un inusual viaje fuera de Damasco, Al Asad deseó desde Malula "una Pascua bendita para todos los sirios y el retorno de la paz y la seguridad a todos los rincones del país"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente sirio, Bachar al Asad, visitó hoy la localidad de mayoría cristiana de Malula, retomada por las tropas del régimen hace seis días, donde prometió mano dura contra el terrorismo y que esta lacra "no borrará la historia de Siria".

En un inusual viaje fuera de Damasco, Al Asad deseó desde Malula "una Pascua bendita para todos los sirios y el retorno de la paz y la seguridad a todos los rincones del país", según la agencia oficial siria, Sana.

Al Asad recorrió el monasterio de San Serkis y Bajus para informarse de los daños sufridos por el edificio cuando estaba "en manos de los terroristas", como se refiere a los rebeldes.

"Nadie, sea cuál sea el grado de su terrorismo, puede borrar nuestra historia humana y civilizadora. Malula resistirá frente al salvajismo y la oscuridad de aquellos que atacan la patria", destacó el mandatario en el convento de Santa Tecla.

De este convento fueron raptados en diciembre pasado trece monjas por un grupo insurgente islamista, que las dejó en libertad tras arduas negociaciones el 9 de marzo.

Desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, Al Asad ha salido en raras ocasiones de su feudo de Damasco por motivos de seguridad. Su último viaje fue el 12 de marzo pasado, cuando visitó a desplazados en la localidad de Adra, en las proximidades de la capital.

Malula, en la periferia de Damasco, ha sido escenario de duros combates entre el ejército y los rebeldes durante meses, hasta que las fuerzas leales a Al Asad recuperaron recientemente su control.

Con unos 5.000 habitantes, en esta población aún se habla y se reza en arameo, la lengua de Jesucristo, transmitida de padres a hijos por sus habitantes.

A su importancia histórica y religiosa, se suma una situación estratégica, próxima a la autovía que conecta Damasco y la ciudad central de Homs.