• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Arrestan a 59 policías acusados de vínculos con narcotráfico en Río de Janeiro

Miembros de la Policía realizan una operación de seguridad en la favela de Paraisópolis / EFE

Miembros de la Policía realizan una operación de seguridad en la favela de Paraisópolis / EFE

La llamada Operación Purificación también permitió la detención de otras once personas igualmente acusadas de vínculos con bandas criminales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las autoridades brasileñas arrestaron hoy a 59 policías acusados de vínculos con organizaciones de narcotraficantes en Río de Janeiro, informaron hoy fuentes oficiales.

La operación de depuración de las filas policiales fue realizada por la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Río de Janeiro, en asociación con el Ministerio Público y la Policía Federal.

Además de los 59 agentes de la Policía Militarizada regional acusados de recibir sobornos de narcotraficantes para no reprimir la venta de drogas, la llamada Operación Purificación también permitió la detención de otras once personas igualmente acusadas de vínculos con bandas criminales.

Los 70 detenidos fueron sindicados de favorecer al Comando Vermelho (Comando Rojo), la mayor organización criminal de la región, en los municipios del área metropolitana de Río de Janeiro que forman parte de la llamada Baixada Fluminense.

Los uniformados presos, en su mayoría adscritos al Batallón de Policía Militarizada en la ciudad de Duque de Caxias, serán acusados formalmente de los delitos de asociación para delinquir, tráfico de drogas, asociación con el narcotráfico, corrupción activa, corrupción pasiva y extorsión mediante secuestro.

Los arrestos fueron realizados en una operación ordenada por un juzgado penal y que se proponía el cumplimiento de 83 órdenes de prisión y 112 órdenes de allanamiento en residencias y oficinas de los acusados.

Según el Ministerio Público, una investigación que se extendió por cerca de un año permitió identificar un grupo de policías que secuestraba narcotraficantes y a sus familiares para exigir el pago de elevados rescates.

Los agentes corruptos, según la acusación, igualmente retenían vehículos de los narcotraficantes para exigir pagos ilegales por su liberación; negociaban armas y realizaban operaciones para reprimir la venta de drogas cuando dejaban de recibir los sobornos acordados.

Los uniformados tenían la responsabilidad de patrullar diferentes favelas de Duque de Caxias, una de las mayores ciudades de la región metropolitana de Río de Janeiro y donde está la comunidad Beira-Mar, de la que procede Fernandinho Beira-Mar, preso desde hace algunos años y que llegó a ser señalado como el mayor narcotraficante de Brasil.

"No vamos a aceptar más policías corruptos en nuestra corporación", afirmó el comandante general de la Policía Militarizada de Río de Janeiro, coronel Erir Ribeiro Costa Filho, en una rueda de prensa en la que fue detallado el operativo.

El secretario de Seguridad Pública de Río de Janeiro, José Mariano Beltrame, afirmó que una de sus primeras medidas será abrir el proceso necesario para expulsar a esos agentes de la Policía Militarizada.