• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Siria coordina desarme químico pero cuestiona informe de la ONU

El vicecanciller de Rusia Serguéi Riabkov dijo que se politizó la evidencia de la matanza | EFE

El vicecanciller de Rusia Serguéi Riabkov dijo que se politizó la evidencia de la matanza | EFE

Martin Nesirky, portavoz del organismo, dijo que los resultados de la pesquisa son incuestionables

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las autoridades sirias y rusas coordinaron la puesta en marcha del desarme químico de Damasco, que prometió entregar su arsenal a tiempo y presentó nuevas pruebas que inculparían a los rebeldes en el uso de armas químicas, además de acusar de parcial y politizado el informe de Naciones Unidas.

Tras reunirse en Damasco con el presidente de Siria, Bashar al Assad, el viceministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, aseguró que tiene garantías de que Siria entregará la información de sus armas químicas.

Esos datos deberán ser presentados en La Haya en el plazo de una semana desde la aprobación el pasado 14 de septiembre del acuerdo ruso-estadounidense para la eliminación de estas armas.

Riabkov afirmó, además, que el Consejo de Seguridad de la ONU debe limitarse a adoptar una resolución que respalde la decisión de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, en referencia al proyecto francés que incluiría amenazas de sanciones para Damasco en caso de incumplimiento.

Frente a las amenazas sobre la opción de la intervención militar, Al Assad afirmó que la postura de Moscú da esperanza para diseñar una nueva hoja de ruta para un equilibrio internacional.

Según el pacto ruso-estadounidense, Siria se incorporará a la Convención Internacional sobre la Prohibición de Armas Químicas, declarará su arsenal y autorizará la entrada de inspectores internacionales para desmantelarlo.

Defensa. Rusia dijo que las conclusiones de los investigadores de la ONU sobre un ataque con gas en Siria fueron preconcebidas y contaminadas por la política, intensificando sus críticas a un reporte que según las potencias occidentales probó la responsabilidad de las fuerzas del Al Assad. Dijo que se proporcionaron datos sobre el uso de armas químicas por parte de los rebeldes y que se le entregaron estas pruebas a los inspectores y próximamente se enviarán al Consejo de Seguridad.

La ONU salió en defensa del informe de sus inspectores sobre el ataque químico del 21 de agosto a las afueras de Damasco y dijo que todavía no ha recibido de Rusia las evidencias que asegura tener que implicarían a rebeldes sirios.

"Los resultados del informe son incuestionables", dijo el portavoz de la ONU, Martin Nesirky, sobre las primeras críticas de Rusia al estudio de los inspectores.

Nesirky añadió que las pruebas recogidas sobre el terreno por los expertos del equipo de Ake Sellstrom –que volverá dentro de unas semanas a Siria para completar la investigación– hablan por sí solas e insistió en que se trató de una investigación científica y objetiva para la que se tuvieron en cuenta todas las precauciones posibles.

El portavoz de la ONU reiteró que los expertos documentaron de manera meticulosa todas las muestras biomédicas y medioambientales que recogieron durante su visita a la zona de Guta Oriental, en la periferia de Damasco.

Cuestionado

Los primeros dos secretarios de Defensa del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pusieron en entredicho la estrategia del mandatario para Siria, y dijeron que ellos le hubieran aconsejado que no pidiera la aprobación del Congreso para lanzar un ataque.

Robert Gates y Leon Panetta discordaron durante un foro en Dallas sobre si Estados Unidos debe llevar a cabo una ofensiva militar en represalia por el uso de armas químicas. Además de evitar acudir al Congreso, ambos se mostraron escépticos sobre las negociaciones de desarme químico que dirige Rusia.

Panetta señaló que apoyaba el ataque porque Obama necesitaba hacer valer la "línea roja" que impuso respecto al uso de armas químicas en Siria.

Pero Gates dijo que una ofensiva sería como arrojar gasolina en un incendio extremadamente complejo en Medio Oriente. Evocó las operaciones en Irak, Afganistán y Libia como ejemplos de acciones militares estadounidenses con consecuencias no planeadas.

Afirmó que la mayoría de los últimos presidentes estadounidenses están muy prestos a ir a las armas para resolver un problema internacional y que en el caso sirio, Washington debería buscar que Al Assad sea declarado criminal de guerra, se emitan órdenes de captura contra él y se incauten los bienes de su familia en el exterior.