• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Argentina desestima estar en desacato por impago de deuda

El gobierno de Cristina Fernández sostiene que la decisión por la demora en los pagos no tiene asidero | Foto EFE

El gobierno de Cristina Fernández sostiene que la decisión por la demora en los pagos no tiene asidero | Foto EFE

Alfredo Puerta dijo que el impacto de la decisión del Tribunal de Estados Unidos se limita a la percepción que tienen los mercados del país 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Argentina depositó en Buenos Aires 161 millones de dólares para cumplir con otro vencimiento de pago con acreedores que aceptaron el canje de deuda en desafío a la justicia de Estados Unidos, que considera ilegal esta estrategia, informó AFP.

El Ministerio de Economía de Argentina precisó, en un comunicado, que el dinero depositado corresponde a los intereses de los títulos Bonos Par emitidos en los canjes de deuda soberana de los años 2005 y 2010.

“La República Argentina ratifica una vez más su compromiso inquebrantable de cumplir sus obligaciones con respecto a los bonistas y contribuir mediante las medidas que estén a su alcance a preservar su derecho a cobrar”, agrega el despacho.

El depósito es el primero que se realiza gracias a una ley aprobada en el Congreso para habilitar una ventanilla local para el cobro, lo que permite eludir el bloqueo judicial de fondos dispuesto por el juez Thomas Griesa en Nueva York.

El juez mantiene bloqueados 539 millones de dólares que Argentina depositó en el Bank of New York por un vencimiento anterior de bonos reestructurados, para obligar al país a cumplir la sentencia a favor de los fondos especulativos que no aceptaron el canje.

La situación llevó al país a un default parcial el 30 de julio. Otro tramo del vencimiento, que debe pagarse a través del Citibank Argentina, fue autorizado por Griesa luego de un pedido de esa entidad bancaria.

Rechazan medida. En la audiencia del lunes, Griesa declaró a Argentina en desacato civil por tomar lo que calificó de pasos ilegales para eludir la sentencia, que la obliga a pagar 1,33 millardos de dólares por bonos en default desde 2001.

Los fondos NML Capital y Aurelius habían efectuado el pedido con el argumento de que el país “ha violado de manera repetida y descarada las órdenes del tribunal, dejando claro que no tiene respeto por esas órdenes, el tribunal o el sistema judicial de Estados Unidos”.

Tras la declaratoria de desacato, la Cancillería de Argentina afirmó que la orden de Griesa es “violatoria del derecho internacional, de la Carta de las Naciones Unidas y de la Carta de la Organización de los Estados Americanos”.

El jefe de gabinete, Jorge Capitanich, restó trascendencia a la decisión por considerar que no tiene fundamento ni impacto alguno. Añadió que eventuales sanciones serían inaplicables porque la ley de inmunidad soberana prohíbe multar a Estados extranjeros.

Impacto simbólico. El economista Alfredo Puerta, socio fundador de la consultora Estrategia Financiera, explicó que la decisión de Griesa no tiene consecuencias directas en la economía argentina ni en las finanzas públicas.

Señaló que el impacto es más simbólico porque afecta la percepción del país en los mercados financieros. “Lo que ven es más posibilidades de que haya problemas en el manejo de la deuda y obviamente eso aumenta el riesgo percibido de los bonos”, dijo.

Destacó que la medida también ahuyenta a inversionistas potenciales, pues estos perciben que en algunos casos será necesario llegar a medidas extremas (como un proceso judicial) para que el gobierno argentino cumpla con sus pagos.

El economista Nicolás Dujovne escribió, en el diario La Nación, que Argentina puede ser sancionada con la aplicación de una multa diaria, que sería un castigo simbólico. Agregó que la medida dificulta una posible negociación con los fondos especulativos.