• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cámara de diputados aprueba juicio político contra Dilma Rousseff

Si se abre el juicio político, Rousseff se tendría que separar del cargo durante los 180 días que tendrá el Senado para realizar el proceso | Foto EFE

Rousseff se tendrá que separar del cargo durante los 180 días que tendrá el Senado para realizar el proceso | Foto EFE

La decisión estaba en manos del pleno de 513 diputados, en el que se necesitaban una mayoría calificada de 342 votos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Diputados votaron a favor de llevar a cabo el juicio político contra Dilma Rousseff. La comisión entregó ante la cámara un informe, que en los próximos días tendrá que aceptar o rechazar, en donde se evidencia que la Presidenta cometió crímenes de responsabilidad.

El senado deberá pronunciarse donde una mayoría de senadores tendrá que hacer efectivo el inicio del juicio político.

La decisión estaba en manos del pleno de 513 diputados, en el que se necesitaban una mayoría calificada de 342 votos. Si se abre el juicio político, Rousseff se tendría que separar del cargo durante los 180 días que tendrá el Senado para realizar el proceso.

La presidenta fue denunciada en octubre de 2015 ante el Congreso por tres juristas, incluyendo a Hélio Bicudo, fundador del Partido de los Trabajadores (PT) en donde Rousseff milita. 

Bicudo afirmó que la Presidenta del Brasil habría violado la legislación respecto a la salud fiscal del país, además, la denuncia implica el uso de fondos públicos para cubrir programas de responsabilidad del Estado. 

En 2014 comenzaron las irregularidades en donde el Tribunal de Cuentas investigó las cuentas de Rousseff, en 2015 las investigaciones arrojaron que estas continuaron. 

En su defensa, la representante del Poder Ejecutivo del Brasil afirmó que nunca ha sido acusada de enriquecimiento ilícito, y niega haber cometido los delitos por las que se le acusa por lo que  reitera que de el Senado llevar el Impeachment sin crimen, estarían dando un "Golpe de Estado". 

La capital brasileña amaneció resguardada por 4.000 policías en su zona central y otros 7.000 listos para actuar en caso necesario, debido a que miles de personas salieron a protestar para manifestar si estaban a favor o en contra del jucio político de Dilma Rousseff. Las protestas se desarrollaron sin incidentes.

Este sería el segundo juicio de destitución en Brasil desde el fin del régimen militar (1964-85). El primero le costó el cargo al presidente liberal Fernando Collor en 1992.