• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Aprobación de Rousseff cayó más de 24%

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff / Reuters

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff / Reuters

Un sondeo halló que la mandataria brasileña perdió aprobación luego de las protestas que acontecieron en Brasil durante junio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La aprobación de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, cayó más de 24 puntos porcentuales tras las protestas que acontecieron en el país durante junio, según una encuesta difundida hoy por el instituto MDA.

El sondeo confirma la gran bajada constatada a finales de junio por otro sondeo, de la empresa Datafolha.

En estudio de MDA, realizado del 7 al 10 de julio, el índice de aprobación del "desempeño personal" de Rousseff al frente del Gobierno pasó de 73,7% de junio al 49,3% actual.

Además, la valoración positiva del Gobierno descendió más de 20 puntos, del 54,2% de junio al 31,3% actual.

Un 38,7% de los brasileños creen que el trabajo de Rousseff es "regular", mientras que un 24,5% opina que es "bueno" y solo 6,8% opina que es "óptimo", según ese sondeo.

Además, la valoración negativa del Gobierno de Brasilia subió del 9% de junio al 29,5% actual.

Aún así, Rousseff es la candidata presidencial con una mayor intención de voto para las elecciones de 2014, con 39,6% en el primer turno, frente al 20,7% de la ex ministra Marina Silva y un 15,2 por ciento de Aecio Neves, líder del principal partido de la oposición, el PSDB y muy probable candidato por esta formación en los próximos comicios.

El estudio del instituto MDA, encargado por la Confederación Nacional de Transportes (CNT), fue realizada a 2.002 personas de 134 municipios de Brasil, con un margen de error del 2,2 %.

Esta es la segunda encuesta que documenta la caída de popularidad de Rousseff tras las protestas de junio, que llevaron a millones de brasileños a las calles de las principales ciudades del país para protestar por la corrupción política, mayor inversión en salud y educación públicas y los gastos en los megaeventos como la Copa de las Confederaciones y el Mundial de Fútbol.

La primera, difundida por el instituto Datafolha a finales de junio, mostraba un descenso del apoyo del 57 al 30 %, el nivel más bajo de aprobación de su gestión.

Esa caída fue la mayor de un presidente brasileño desde 1990, cuando el entonces mandatario Fernando Collor de Mello confiscó los ahorros de los brasileños y su popularidad entre marzo y junio de ese año pasó del 71 al 36 %, porcentaje que aun así supera el actual de Rousseff, según la encuesta de Datafolha.