• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Amplían la búsqueda de víctimas y restos del avión siniestrado en Indonesia

Fotografía submarina sin fecha tomada por un vehículo operado a control remoto y publicada por el Ministerio de Defena de Singapur, muestra parte del avión accidentado de AirAsia, Vuelo QZ8501, en el fondo del Mar de Java/ AP

Fotografía submarina sin fecha tomada por un vehículo operado a control remoto y publicada por el Ministerio de Defena de Singapur, muestra parte del avión accidentado de AirAsia, Vuelo QZ8501, en el fondo del Mar de Java/ AP

De momento, los servicios de rescate han recuperado los 70 ocupantes del vuelo QZ8501 de AirAsia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las autoridades indonesias extendieron hasta las islas Célebes, en la región central del archipiélago, la búsqueda de víctimas y restos del avión de AirAsia siniestrado el pasado diciembre, indicaron hoy medios locales.

La decisión se tomó después de que pescadores avistaran huesos y restos similares a partes del avión a varios kilómetros del estrecho de Karimata, entre la isla de Borneo y la de Java, donde se precipitó el aparato con 162 personas a bordo.

De momento, los servicios de rescate han recuperado los 70 ocupantes del vuelo QZ8501 de AirAsia.

Según la investigación, el copiloto estaba al mando del avión de AirAsia cuando se estrelló en el mar de Java tras realizar una maniobra para evitar una tormenta y tardó tres minutos en caer al agua.

El Comité Nacional para la Seguridad en el Transporte de Indonesia indicó que el piloto supervisaba al copiloto y que toda la tripulación estaba correctamente certificada.

El avión volaba a una altura estable y dentro de los límites de peso y equilibrio cuando el piloto pidió subir de 32.000 pies a 38.000 al encontrarse con una tormenta que alcanzaba los 44.000 pies.

Pese a obtener permiso para subir hasta los 34.000 pies, el avión viró a la izquierda para subir hasta 37.400 pies en 30 segundos y luego volvió a bajar a 32.000 pies en otros 30 segundos, antes de comenzar la caída al mar.

En el Airbus 320-200, viajaban tres surcoreanos, un británico, un francés, un malasio, un singapurés y 155 indonesios, entre pasajeros y una tripulación de siete personas.