• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Amonestan a Francia por no prohibir castigos corporales a los niños

La secretaria de Estado francesa de la Familia, Laurence Rossignol, responde a las preguntas de otros parlamentarios | Foto: AFP

La secretaria de Estado francesa de la Familia, Laurence Rossignol, responde a las preguntas de otros parlamentarios | Foto: AFP

El tema ha sido objeto de polémicas en Francia, como la desatada en octubre de 2013, cuando un padre de familia fue condenado a 500 euros de multa por haberle pegado en los glúteos a su hijo de 9 años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Francia fue amonestada este miércoles por el Consejo de Europa por no prohibir claramente todas las formas de castigo corporal a los niños, como pegarles en los glúteos, contrariamente a la mayoría de sus países vecinos.

El derecho francés "no prevé la prohibición suficientemente clara, vinculante y precisa" de dichos castigos ni en la ley ni en la jurisprudencia, estimó el Comité Europeo de Derechos Sociales (CEDS) de la organización paneuropea, en una decisión publicada este miércoles, a raíz de un recurso de una ONG británica.

Aunque la violencia grave está prohibida, la "incertidumbre subsiste respecto a la existencia de un "derecho a la corrección" reconocido por la justicia" francesa, afirma el Comité en su decisión. Esa imprecisión constituye una "violación" de la Carta Social Europea, según los expertos del CEDS, a cargo de velar por el respeto de ese tratado, vinculante por parte de los Estados miembros del Consejo de Europa que lo ratificaron.

Esta decisión del Comité no es una primicia, ya que el organismo constató anteriormente tres veces la no conformidad del derecho francés con la Carta. Pero esta nueva decisión es, por vez primera, el resultado del recurso de una ONG, la asociación británica Approach, consagrada a la protección de los niños.

No se prevé una nueva ley

La secretaria de Estado francesa de la Familia, Laurence Rossignol, dijo que el país necesita una "reflexión colectiva" sobre "la utilidad de los castigos corporales en la educación de los niños". Pero eso "no pasará por la ley" para no "cortar el país en dos campos, los que están a favor y los que están contra" el hecho de pegar a los niños en los glúteos, dijo Rossignol a la AFP. "Para los padres que maltratan, hay un código penal. A los que se dejaron ir en un momento al castigo corporal, hay que ayudarlos a actuar de otra manera y no descalificarlos" remitiéndolos a un juez, argumentó.

Durante el procedimiento que desembocó en la decisión del CEDS, el gobierno francés sostuvo que su legislación protege suficientemente a los niños "contra el uso de toda violencia" y que el "derecho de corrección" de los padres tiende a desaparecer en la jurisprudencia.

Pero los expertos del Consejo de Europa zanjaron claramente en favor de los argumentos de Approach, que milita por la prohibición sin excepciones de los castigos corporales.

La asociación aludió a recientes decisiones de la justicia francesa afirmando que las mismas reafirman el "derecho de corrección".

A diferencia de las decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), las del CEDS no implican indemnizaciones financieras en caso de violación constatada, pero Francia debe someterse a ellas.

Corresponde ahora a la instancia de decisión del Consejo de Europa, su Comité de Ministros, enviar a Francia eventuales recomendaciones al respecto.

Esta nueva advertencia de la organización con sede en Estrasburgo (distinta de la Unión Europea) lleva agua al molino de los detractores de castigar a los niños golpeándolos en los glúteos, que niegan que esa práctica del pasado tenga utilidad educativa alguna.

El tema ha sido objeto de polémicas en Francia, como la desatada en octubre de 2013, cuando un padre de familia fue condenado a 500 euros de multa por haberle pegado en los glúteos a su hijo de 9 años.

Al pronunciarse hace menos de un mes en favor de ese tipo de castigo en el marco familiar, el papa Francisco provocó críticas en Europa, en particular de la ministra alemana de la Familia y de asociaciones británicas.

El Consejo de Europa insta desde hace años a sus Estados miembros a prohibir los castigos corporales infligidos a los niños. Hasta hoy, 27 de los 47 países que integran la organización han adoptado leyes al respecto. Suecia fue la primera en hacerlo, en 1979. España lo hizo en 2007, junto con Holanda y Portugal.

Además de los 27 países europeos, 17 Estados prohibieron totalmente los castigos corporales a los niños en el resto del mundo, entre ellos Argentina, Brasil, Bolivia, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Uruguay y Venezuela.