• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Amnistía Internacional: Egipto vive un estado de violencia sin precedentes

Ya se cumplirá un año del derrocamiento de Mursi y en Egipto continúa la violencias / Reuters

Ya se cumplirá un año del derrocamiento de Mursi y en Egipto continúa la violencias / Reuters

La organización señaló que desde que el Ejército derrocó a Mohamed Mursi "se anula el disenso y se pisan los DD HH "

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 Egipto ha vivido un estado de violencia a una "escala sin precedentes" desde que el Ejército depuso al presidente islamista Mohamed Mursi el pasado julio, después de protestas masivas contra su gobierno, dijo el jueves un informe de Amnistía Internacional.


Las autoridades egipcias "anulan el disenso y pisan los derechos humanos", dijo Amnistía, señalando arrestos masivos, presiones a la libertad de expresión y la introducción de una ley que limita el derecho a protestar.


El informe se produjo dos días antes del tercer aniversario del levantamiento masivo que derrocó al presidente Hosni Mubarak en 2011.

Unas 1.400 personas perdieron la vida en hechos de violencia desde que el jefe del Ejército, Abdel Fattah al-Sisi, depuso a Mursi, sobre todo debido a la "fuerza excesiva de las fuerzas de seguridad", indicó el grupo de derechos humanos.

El 14 de agosto, el día más sangriento desde la caída de Mursi, las fuerzas de seguridad arrasaron los campamentos de protesta de seguidores del ex presidente, usando munición y matando a cientos de personas.

Otros miles han sido arrestados, incluida la mayoría de los líderes de los Hermanos Musulmanes de Mursi, a quienes el Gobierno declaró como "organización terrorista" el 25 de diciembre.

"Las fuerzas de seguridad han tenido rienda suelta para actuar por encima de la ley y sin perspectivas de rendir cuentas por los abusos", dijo Amnistía.

"Egipto ha sido testigo de una serie de golpes dañinos contra los derechos humanos y el estado de violencia ha alcanzado una escala sin precedentes en los últimos siete meses", sostuvo Hassiba Hadj Sahraoui, vicedirector del programa de Oriente Medio y Africa del Norte en Amnistía.