• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Ambientalistas argentinos frustraron charla por no poder manifestarse en Uruguay

Un grupo de defensores del ambiente pensaban marchar a través de la frontera uruguaya para presentar su reclamo por la ampliación de la producción de la papelera de UPM

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los ambientalistas argentinos que hoy pensaban marchar a través de la frontera uruguaya para presentar su reclamo por la ampliación de la producción de la papelera de UPM, frustraron hoy el plan de las autoridades locales para reunirse e intercambiar información al no poder manifestarse en Uruguay.

Centenares de personas convocadas por la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú atravesaron el Puente Internacional San Martín y fueron detenidas, tal y como se les había avisado con anterioridad, en el puesto fronterizo uruguayo, en donde se hizo presente un importante dispositivo de seguridad, además de numerosos periodistas.

La movilización era contra la decisión uruguaya de autorizar un aumento de producción de la planta de UPM en Fray Bentos, a la vera del río Uruguay, frontera común entre ambos países y que entre 2007 y 2010 fue testigo del mayor conflicto bilateral entre ambos países en décadas, precisamente a causa de la instalación de la fábrica.

El alcalde de Gualeguaychú, Juan José Bahillo, cuya localidad se encuentra frente a Fray Bentos, tenía previsto cruzar la frontera junto a un grupo de funcionarios y una representación de los ambientalistas para reunirse con su homólogo uruguayo Omar Lafluf y dialogar sobre el conflicto.

Bahillo y su comitiva contaban con la autorización uruguaya para cruzar y participar en la reunión, no así los manifestantes, que según dijo ayer el presidente José Mujica no podrían pasar "para evitar esas cosas que se pueden dar, y que son muy difíciles de evitar cuando la gente, en la pasión de su manifestación, a veces se pasa del estribo".

Sin embargo, una vez en la frontera, los ambientalistas denunciaron a Uruguay por "provocar a la violencia" con su prohibición y constituyeron una asamblea que resolvió que si no se autorizaba el paso de toda la caravana tampoco lo hiciera el jefe comunal.

"Esta no es una iniciativa mía, es de los asambleístas y pienso respetarla", dijo entonces Bahillo.

Por su parte, el intendente Lafluf se mostró muy apenado en declaraciones a Efe por este encuentro frustrado, que había sido "cuidadosamente preparado" y en el que la delegación uruguaya iba a entregar la información que disponía sobre la contaminación del río Uruguay.

"Ellos venían con varios funcionarios. Me pasaron los datos y las matrículas de los vehículos. Y ya se sabía desde hace mucho que la marcha no podía pasar. Ninguna de esas autoridades decidió cruzar, porque la Asamblea tomó la decisión", dijo Lafluf.

El intendente dijo, sin embargo, seguir esperando un encuentro con sus pares argentinos, ya que finalmente son los gobiernos locales los que "sufren o se felicitan" por lo que ocurra en su entorno fronterizo.

"Esperemos que sí haya pronto un encuentro. Estoy esperando su llamada", dijo en referencia a Bahillo.

Además, Lafluf también se refirió a las quejas de los ambientalistas por no haber podido cruzar y recordó que ellos no pudieron cruzar el puente "durante cinco años" porque ellos mismos "no les dejaron" y que a pesar de todo los uruguayos siguen estando "dispuestos a buscar un acuerdo".

La fábrica de UPM (ex Botnia), fue motivo de disputas desde que comenzó a fraguarse a mediados de la década pasada.

Los ambientalistas de Gualeguaychú bloquearon el paso fronterizo entre ambos países durante más de tres años en protesta por su instalación y por su supuesta contaminación, en un conflicto que llegó al Tribunal Internacional de La Haya.

Ese tribunal determinó en 2010 que la planta no contaminaba, pero que Uruguay no había informado correctamente a Argentina de su construcción.

El fallo ordenó además crear una comisión conjunta para vigilar y controlar la contaminación en el entorno de UPM.

Ahora Argentina volvió a denunciar a su vecino ante el mismo tribunal por supuestamente haber violado los acuerdos conjuntos de gestión del río, además de la sentencia de 2010 por haber autorizado un incremento en la producción de la planta.