• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Alto funcionario de EE UU llamó a la calma en El Cairo

Miembros de los Hermanos Musulmanes reclaman el retorno de Mursi al poder/Reuters

Miembros de los Hermanos Musulmanes reclaman el retorno de Mursi al poder/Reuters

Unos enfrentamientos estallaron entre unas 200 personas que bloquearon los principales puentes de la capital y gritaban "Mursi es nuestro presidente"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un alto responsable de Estados Unidos llamó el lunes a la calma y al diálogo en Egipto tras entrevistarse con las nuevas autoridades en El Cairo, donde se volvieron a manifestar miles de partidarios del depuesto presidente Mohamed Mursi.

A principios de la noche, unos enfrentamientos estallaron entre unas 200 personas que bloquearon los principales puentes de la capital y gritaban "Mursi es nuestro presidente".

"La primera prioridad debe ser poner fin a la violencia (...) e iniciar un diálogo serio y sostenido entre todas las partes" apuntó por su parte el subsecretario de Estado, Bill Burns. "Dicho diálogo permitiría volver a la calma".

Valoró los últimos acontecimientos como "una segunda oportunidad (...) para crear un Estado democrático" y excluyó que Egipto siga un camino parecido al de Siria, devastada por más de dos años de guerra civil.

Burns se negó a comentar el llamamiento de Estados Unidos a liberar a Mursi, detenido poco después de su derrocamiento por parte del ejército el 3 de julio. "Tendrá que dirigirse a las autoridades egipcias para este tema. Pero hemos sido (por nuestra parte) extremadamente claros sobre el tema", indicó en conferencia de prensa.

Anteriormente, Burns se entrevistó con los principales responsables interinos, según la agencia MENA: el primer ministro Hazem Beblawi, el presidente Adly Mansur y el general Abdel Fatah al Sisi, el nuevo hombre fuerte, quien debería permanecer en el puesto de ministro de Defensa.

El movimiento Tamarrod, al origen de las concentraciones masivas en contra de Mursi de finales de junio, se negó sin embargo a reunirse con él, al considerar que Washington había apoyado al presidente derrocado.

Se trata de la primera visita que realiza un funcionario estadounidense de este nivel desde que el ejército derrocó a Mursi tras multitudinarias manifestaciones que pedían su dimisión. Las violencias posteriores dejaron un centenar de muertos.

Desde hace décadas Egipto es un aliado clave en Oriente Medio para Estados Unidos que entrega al ejército egipcio una ayuda anual de 1.300 millones de dólares. Hasta el momento, Washington se abstuvo de hablar de "golpe de Estado" tras el derrocamiento de Mursi ya que supondría una suspensión automática de esta ayuda.

En paralelo a la visita, los partidarios de Mursi, que denuncian un "golpe militar" en contra del primer presidente elegido democráticamente, se manifestaron de nuevo el lunes, en particular alrededor de la mezquita Rabaa Al Adawiya, en el barrio cairota de Nasr City, donde fueron de nuevo unas decenas de miles.

"No soy un miembro de los Hermanos Musulmanes (...) pero estoy aquí para defender mi voto", declaró Gamal Hassan, un farmacéutico.

También se anunció una marcha hacia la sede de la Guardia Republicana ante la cual 53 personas, principalmente manifestantes pro-Mursi, fueron asesinados hace una semana.

Los islamitas quieren seguir manifestándose "pacíficamente", aseguró Ahmed Aref, un portavoz de los Hermanos Musulmanes, el movimiento al que pertenece Mursi.

Los anti-Mursi, que le reprochan haber gobernado en beneficio de los Hermanos Musulmanes y haber dejado el país en una situación económica catastrófica, tenían cita por su parte en la plaza Tahrir, en el centro de la capital, y en los alrededores del Palacio presidencial, pero su movilización parecía más débil que la de sus adversarios a principios de la noche.

Por otro lado, al menos tres personas murieron y 17 resultaron heridas este lunes por la mañana cuando hombres armados atacaron un autobús que transportaba trabajadores de una fábrica de cemento en Al Arish, en el norte de la península del Sinaí, donde se incrementó la tensión en las dos últimas semanas.

El domingo, el exjefe de Estado y otros miembros de los Hermanos Musulmanes fueron interrogados sobre las circunstancias de su evasión de la cárcel de Wadi Natrun, al noroeste de El Cairo, durante la revuelta contra Hosni Mubarak a principios de 2011.

Además, el fiscal general ordenó congelar los activos de 14 altos responsables islamistas, entre los cuales se encuentra el Guía Supremo Mohamed Badie y otros ocho dirigentes de los Hermanos Musulmanes.

En este contexto, el primer ministro Hazem Beblawi, que no excluyó la posibilidad de integrar a los Hermanos Musulmanes en su gabinete, continúa las negociaciones para constituir un gobierno, cuya composición podría conocerse el martes o el miércoles.

De visita a París, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, estimó que Egipto se encontraba en "un momento crítico".

"No puede haber lugar para la venganza ni la exclusión de un partido o de una comunidad importante" en Egipto, al evocar las detenciones.