• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Almagro dejó en evidencia la grave crisis de Venezuela

Durante la sesión de este jueves, Almagro le pidió a la OEA que actuara sobre ciertos puntos que crean división entre la oposición y el gobierno venezolanos

Al iniciar su exposición, Almagro llamó a los países del continente “a estar del lado correcto de la historia" | Referencia

Pese a los esfuerzos del gobierno, 20 países votaron a favor de que se debatiera la situación política, social y económica del país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con una derrota para el gobierno de Venezuela se inició la sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos de ayer.  La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, pidió que se cancelara la reunión en la que estaba pautado que el secretario general de la organización, Luis Almagro, presentaría el informe sobre la crisis institucional, política y económica del país. Caracas perdió esa moción por 20 votos frente a 12, con 2 abstenciones, lo que evidenció la influencia mermada del gobierno venezolano en una región donde los equilibrios políticos están cambiando.

Venezuela no pudo impedir que el secretario general hiciera una descripción detallada de la crisis frente a todos los representantes del hemisferio, aunque en los días precedentes aseguró tener los votos para frenar la exposición de Almagro. 24 embajadores pidieron el derecho de palabra para referirse a lo que ocurre en el país.

De esta forma, se realizó la evaluación colectiva por parte de la OEA bajo el artículo 20 de la Carta Democrática. La reunión, que comenzó a las 10:20 am y se extendió por espacio de tres horas y media,  terminó sin que los Estados votaran el informe presentado por Almagro, aunque fuentes diplomáticas que participaron en la sesión señalaron que el debate puede plantearse en cualquier momento por petición de cualquiera de los países miembros. “La Carta Democrática está más viva que nunca. Es una espada de Damocles y se puede activar más adelante”, dijo una fuente al término de la sesión.

Dentro del espíritu de invocación de la Carta, el experto expresó que ayer los estados miembros tomaron nota de la situación del país y aunque no se produjo una votación “quedó abierto el procedimiento para la evaluación” de Venezuela. “Si no se producen avances en las soluciones a la crisis que vive el país, el tema volverá a la OEA”, precisó.

Crisis humanitaria inédita. Al iniciar su exposición, Almagro llamó a los países del continente “a estar del lado correcto de la historia y defender la democracia en Venezuela, víctima de una severa crisis política, económica y humanitaria”. Indicó que existe una grave alteración del orden constitucional.   Dijo que “el Consejo Permanente debería adoptar las medidas necesarias para abordar la crisis humanitaria inédita e innecesaria en Venezuela. Debería expresarse respecto a los presos políticos y los persistentes informes de tortura. Debería apoyar la voluntad del pueblo venezolano en su solicitud de un referéndum revocatorio. Debe...defender a un pueblo que necesita voz. Solo volviendo a un ejercicio legítimo y responsable del poder, podrá Venezuela volver a la senda de la paz y de la prosperidad”.

El secretario general explicó que en la nación se vive la pérdida del propósito moral y ético de la política. Señaló que la crisis alcanza un punto crucial. “Estos problemas no los causan fuerzas externas. La situación que enfrenta Venezuela hoy día es el resultado de las acciones que han emprendido y siguen emprendiendo quienes están en el poder. Venezuela podría y debería ser uno de los países más prósperos e influyentes en la región. Pero más bien es un Estado plagado de corrupción, pobreza y violencia. La población sufre las consecuencias”. Recordó que el objetivo no es castigar ni sancionar a Venezuela, “es ayudarlo a regresar a la democracia”.

Al referirse a los presos políticos hizo hincapié en que no son solo cifras o estadísticas, sino que tienen un rostro y una historia. “Son madres, padres, hermanas, hermanos, hijos, hijas y cónyuges. Son ciudadanos a quienes les importa el futuro de su país. Tener presos políticos es claramente un acto de un régimen autoritario. No puede haber diálogo cuando un gobierno detiene y encarcela arbitrariamente a quienes se expresan en su contra. Eso no es democracia”.

Dejó claro que busca una solución pacífica a la crisis, la vuelta al orden democrático y el fin de la crisis humanitaria. “El objetivo hoy es no castigar ni sancionar a Venezuela. Estamos aquí para apoyar a un Estado miembro y ayudarlo a volver al camino de la democracia”. Dijo al respecto que apoya la idea de que se constituya un grupo de países amigos de la OEA.

Exigen diálogo eficaz, incluyente y oportuno

 

Si bien todos los países se expresaron a favor del diálogo, algunos utilizando diversos calificativos como oportuno, incluyente e inclusivo, eficaz y constructivo, Paraguay y Estados Unidos fueron especialmente incisivos en sus declaraciones, y exigieron la realización del referéndum revocatorio y la liberación de los presos políticos. Costa Rica, por su parte, manifestó estar preocupada porque ese diálogo todavía no había comenzado. “Instamos a que los ex presidentes se reúnan en una mesa con todos los actores políticos”.

La mayoría de los miembros se mostraron partidarios de apoyar la iniciativa adelantada por la Unasur, a través de los ex mandatarios José Luis Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández y Omar Torrijos, aunque Brasil, Chile, Uruguay, Estados Unidos, Argentina, Colombia y Perú manifestaron que no era excluyente de otras propuestas que pudiesen salir del seno del organismo.

Bolivia y Nicaragua fueron frontales en contra de los planteamientos hechos por Luis Almagro. El representante de La Paz incluso pidió su renuncia. Ecuador, en menor medida, también rechazó el informe, “por fallas de forma y fondo”. Indicó que se inclina por apoyar la gestión de los ex presidentes, “no por la polarización ni la exacerbación del conflicto”.