• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Unas primarias inéditas preparan el camino a las presidenciales chilenas

La ex presidenta chilena Michelle Bachelet / EFE

Se espera que Bachelet se imponga en la coalición de izquierda / EFE

El conglomerado oficialista tiene una disputa muy cerrada entre Andrés Allamand y Pablo Longueira

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El electorado de Chile llevará hoy a cabo sus primeras primarias organizadas por el Estado y no los partidos para elegir a sus candidatos para los comicios presidenciales de noviembre. 13.307.182 personas están convocados a los centros electorales.

Los comicios son voluntarios y servirán de termómetro para la democracia chilena aunque, al ser una experiencia inédita, la valoración de su éxito o fracaso se determinará por comparación con casos del extranjero.

Del lado del oficialismo, en la coalición Alianza, buscan obtener el favor del electorado Andrés Allamand, candidato del partido Renovación Nacional –al que pertenece el presidente Sebastián Piñera– y Pablo Longueira, militante de Unidad Democrática Independiente el partido con más correligionarios y mayor maquinaria por parte de la derecha.

En la otra coalición llamada Nueva Mayoría y conocida antes como la Concertación, destaca la ex presidente Michelle Bachelet quien, según las encuestas, está rumbo a la victoria. Sin embargo, será importante conocer quien es el candidato que le sigue y el porcentaje que alcancen. Sus rivales en estas primarias son Claudio Orrego, del partido Demócrata Cristiano; José Antonio Gómez, del Partido Radical Social Demócrata; y Andrés Velasco, un independiente, aunque miembro del pacto y ex ministro de Hacienda del gobierno de Bachelet.

Las reglas de la consulta establecen que los ciudadanos inscritos en los partidos que pertenecen a alguna de las dos coaliciones (858.460 afiliados entre ambas) sólo pueden votar para elegir al representante de la misma, mientras que los electores que no están registrados en ninguna facción pueden participar en cualquiera de las dos consultas pero no en ambas. No podrán participar 200.638 personas que pertenecen a los diez partidos que no realizarán primaria.

Para el profesor de Ciencia Política de las Universidades Diego Portales y Nueva York, Patricio Navia, el proceso es importante porque amplía y mejora la calidad de democracia por ser la primera vez que se abren las puertas de los partidos para que participe la gente.

Carlos Huneeus, director del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea de Chile, señaló que es un momento de crisis de participación de los partidos políticos y que con la consulta se busca legitimar a los candidatos presidenciales de los dos grandes conglomerados.


Incertidumbre. Sobre el proceso se ciernen varias incertidumbres. La participación del electorado es una de ellas. En opinión de Navia si acude a votar más de 1,3 millones de personas (más de 10% del padrón electoral) será un resultado razonable. “Si son más votantes el proceso será un éxito y si son menos un fracaso”, sentenció.

Huneeus comentó que una gran abstención sería un claro mensaje tanto a los aspirantes como al gobierno.

Tanto Huneeus como Navia dan por sentado que Bachelet se impondrá en la coalición de la izquierda, pero la respuesta que esperan ambos es si la ex presidente obtendrá un alto porcentaje con gran participación, lo que la impulsaría a un triunfo casi seguro para noviembre o si, por el contrario, logra un resultado más cerrado con ante alguno de sus rivales, lo que la cuestionaría.

“Un segundo lugar haría que ese candidato sea una pieza importante para esta campaña y posiblemente lo perfilaría como candidato dentro de cuatro años”, señaló Huneeus

Los aspirantes del oficialismo están en una contienda más cerrada. Tanto Allamand como Longueira tienen posibilidades de ganar la postulación, aunque los sondeos dan alguna ventaja al primero. Sin embargo, Navia comentó: “Como son las primeras primarias y no se sabe cuanta gente votará hay posibilidad de que gane Longueira. Su partido Unidad Democrática Independiente tiene más gente y una maquinaria más grande y mejor distribuida en el país. Es probable que si no acuden masivamente a las urnas Longueira ganará”.


Tensión por la educación

Las primarias se llevan a cabo en un momento de tensión con los estudiantes chilenos. Huneeus explicó que el movimiento estudiantil está en una coyuntura decisiva. “Deben ver si participan o no en las elecciones, si pueden seguir llevando adelante sus banderas y complicar la lucha electoral. Los estudiantes no benefician a ningún conglomerado. Favorecen a los antisistema, perjudican al sistema político y al Gobierno”.

Navia consideró que la protesta puede polarizar un poco las primarias y su persistencia sería peligrosa para la campaña presidencial.

“En Chile el movimiento estudiantil ha tenido gran influencia, pero ahora que viene la elección son muchos los temas que importan. Al electorado no sólo la preocupa la educación, también la salud, la economía que se sigue enfriando, el empleo y la inflación”.

El académico explicó que si el movimiento estudiantil sigue polarizando y cree que el único tema importante es el que ellos exponen podría tener un efecto negativo tanto en su movimiento como en los candidatos que promueven sus temas.

“Bachelet ha tomado la lucha del movimiento estudiantil y ha prometido educación gratuita para todos. Si los estudiantes se radicalizan la obligarían a virar mucho a la izquierda y eso complicaría sus aspiraciones ante un electorado más moderado”, concluyó.