• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Alemania quiere empezar a reducir su deuda pública en 2016

El plan de presupuesto para 2014 contempla gastos de 295.400 millones de euros y un déficit de 6.200 millones de euros, el más bajo de los últimos 40 años según el ministerio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alemania empezará a reducir su deuda pública en 2016, según el plan financiero a largo plazo elaborado por el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y aprobado por el Consejo de Ministros, junto con los presupuestos para 2014.

El plan de presupuesto para 2014 contempla gastos de 295.400 millones de euros y un déficit de 6.200 millones de euros, el más bajo de los últimos 40 años según el ministerio.

De esos 6.200 millones, 4.300 millones se deben al aporte alemán al Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE).

El presupuesto de 2014, según Schäuble, ya es estructuralmente equilibrado puesto que el déficit se debe a gastos puntuales, como el aporte al MEDE, o determinados por aspectos coyunturales.

Este año el déficit será de 25.100 millones de euros, 8.000 millones por encima de lo presupuestado inicialmente debido a las ayudas a los afectados por las inundaciones.

"Hemos mostrado que la consolidación fiscal y el crecimiento no se contradicen. Con la consolidación desde el comienzo de la legislatura hemos creado confianza y con ello las bases para el auge económico", dijo Schäuble al presentar el plan financiero ante la prensa.

Para 2015 el gobierno cuenta con un superávit de 200 millones de euros y este aumentará en 2016 a 5.200 millones de euros lo que permitiría empezar a reducir la deuda acumulada, bajo el supuesto de que la situación económica general siga siendo estable.

Schäuble subrayó que en la reducción de la deuda tendrá prioridad en el uso del excedente presupuestario.

Sin embargo, el ministro añadió que se aprovechará el margen de maniobra para intentar sacar adelante algunas medidas de ayuda a las familias, contempladas en el programa electoral del principal partido de gobierno, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel.

Con ello, Schäuble salió al paso de los críticos de las filas de la oposición y del socio minoritario de coalición, el Partido Liberal (FDP), que consideran que el programa electoral de la CDU contiene promesas que no se pueden financiar.

Una financiación de todas las medidas contempladas en el programa está garantizada hasta 2017, según Schäuble, sin que haya necesidad de subidas fiscales.

"Con este presupuesto sentamos buenas bases para el futuro", dijo Schäuble.

El plan financiero y el presupuesto para 2014 no comenzarán su trámite parlamentario en esta legislatura puesto que, después de las elecciones generales del 22 de septiembre, pueden tener que ser modificados por el nuevo gobierno.

Esa práctica es común para el último presupuesto de una legislatura, antes de unas elecciones generales.

La situación de los presupuestos alemanes se ha visto favorecida por los bajos intereses de la deuda germana, el aumento de la recaudación fiscal y la buena situación del mercado laboral.

Sin embargo, Schäuble dijo que el factor clave de la consolidación fiscal ha sido la disciplina en el gasto sin la que los otros factores no hubieran tenido el efecto deseado.

"Además, los bajos intereses no son algo que caen del cielo", dijo Schäuble que considera que los bajos intereses son precisamente un reconocimiento de los mercados a la solidez de las finanzas alemanas.

Schäuble señaló que el plan financiero asume que habrá un alza moderada de los intereses, cuando se normalice la situación en Europa, pero excluye en ese punto un aumento dramático.