• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Alemania condena familia libanesa por secuestrar a hijo gay para casarlo

El padre y los dos tíos lo localizaron, lo torturaron -según el demandante, llegaron a rociarlo con gasolina bajo amenaza de prenderle fuego- y lo metieron en un coche

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Audiencia de Berlín condenó hoy a sanciones económicas al padre y dos tíos de un joven libanés homosexual, al que siendo aún menor secuestraron e intentaron sacar del país con el objetivo de someterlo a un matrimonio forzoso. La corte cerró el juicio contra los familiares con una multa de 1.350 euros para los tres acusados, que no comparecieron en el juicio, celebrado bajo grandes medidas de seguridad.

El proceso duró apenas 10 minutos y estuvo marcado por las declaraciones a los medios, fuera de la sala, del demandante, actualmente de 18 años.

De acuerdo con la acusación, el joven fue secuestrado por sus parientes en diciembre de 2012, cuando tenía 15 años, con la intención de sacarlo de Alemania y obligarlo a someterse a un matrimonio concertado en el Líbano.

El secuestro se produjo después de que Nasser El A. se escapara de casa para liberarse del cerco familiar, que no aceptaba su homosexualidad.

El padre y los dos tíos lo localizaron, lo torturaron -según el demandante, llegaron a rociarlo con gasolina bajo amenaza de prenderle fuego- y lo metieron en un coche.

Sin embargo, no lograron su objetivo de llevarlo a su país de origen porque fueron detenidos en la frontera entre Rumanía y Bulgaria y de ahí repatriados a Alemania, donde el joven quedó bajo custodia de las autoridades de protección de menores.

El proceso fue celebrado en ausencia de los procesados, contra los que se ha emitido orden de detención.

Tras el juicio, el demandante explicó a los medios que se daba por satisfecho con la sanción económica y que renunciaba a presentar un recurso, puesto que daba por logrado su objetivo de sacar a la luz su caso y denunciar la situación de los homosexuales en núcleos familiares como el suyo.

Este caso ha abierto un cierto debate acerca del cómputo de matrimonios concertados o forzosos en que los afectados no son necesariamente las mujeres, sino también los hombres.

Las autoridades berlineses tienen constancia de unas 460 bodas concertadas, en su mayoría entre población de origen inmigrante o musulmana, entre los cuales hay 29 casos en que la víctima fue un hombre.