• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Alcalde chileno se burla de Emilio Rentería por los insultos que recibió

Emilio Rentería | Agencias

Emilio Rentería | Agencias

En su cuenta Twitter el alcalde Ramón Galleguillos colgó mensajes como “Basta que un negrito llore y se gana”, en modo de burla con respecto a las mofas que recibió el venezolano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El futbolista venezolano Emilio Rentería, quien juega para el equipo San Marcos de Arica, en Chile, ha sido víctima de insultos racistas por parte de la fanaticada del país suramericano, ataques que fueron celebrados por Ramón Galleguillos, alcalde de Alto Hospicio, en la provincia chilena de Iquique.

"¡Qué tanto escándalo!, ¿Por qué la barra de Iquique lanzó gritos homofóbicos en Arica? Aquí son muchos los mojigatos, pacatos e hipócritas", escribió Gallequillos, en su cuenta @ramongallec, en la que colgó al menos cinco mensajes ofensivos y con tono de mofa en contra del delantero vinotinto, que en repetidas ocasiones escuchó en su contra “Negro”, “Mono”, entre otras más ofensivas por parte de los fanáticos de Deportes Iquique.

"Definitivo, Arica ganó los puntos por secretaría. Esto es claro ganaron los mojigatos, pacatos e hipócritas. Basta que un negrito llore y se gana", prosiguió en referencia al jugador venezolano.

El delantero vinotinto ha sido víctima en dos oportunidades de gritos e insultos racistas en Chile. El primer episodio ocurrió el pasado 7 de noviembre, en partido ante O'Higgins, y el segundo el 22 de noviembre, en duelo frente a Deportivo Iquique, este último ocurrió una vez que Rentería hiciera un gol, en el minuto 45, y que tras su celebración, conviertiéndose así en blanco de ataques racistas por parte los fanáticos del Deportivo Iquique.

En el primer suceso, tras la suspensión del partido, el Presidente del Deportivo Iquique, Cesare Ross, realizó unas declaraciones deplorables que dejaron mucho que desear y que generó críticas entre los seguidores del fútbol.

"Si en Chile vamos a empezar a suspender los partidos por cualquier lesera (acto tonto o de poca importancia) o por este tipo de cosas es súper fácil (...) vamos a matar el fútbol así", dijo Cesare Rossi.