• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Alberto Fujimori divide al Perú

Alberto Fujimori / EFE

Alberto Fujimori / EFE

La imagen del ex mandatario, de 74 años, otrora enérgica e implacable, se convirtió en los últimos meses en la de alguien frágil y asediado por el fantasma del cáncer, un argumento que esgrimieron sus seguidores para buscar el indulto, pero que, según los estudios médicos, está controlado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000) es un político polémico cuya trayectoria ha dividido a Perú desde que irrumpió como un candidato "anti-sistema" en las elecciones de 1990, en las que derrotó al célebre novelista Mario Vargas Llosa.

Fujimori volvió hoy a ser el centro de la noticia en su país después de que se confirmara que continuará cumpliendo en prisión una sentencia a 25 años de cárcel por violaciones a los derechos humanos y corrupción, tras la negativa del presidente Ollanta Humala de otorgarle un indulto humanitario.

La imagen de Fujimori, de 74 años, otrora enérgica e implacable, se convirtió en los últimos meses en la de alguien frágil y asediado por el fantasma del cáncer, un argumento que esgrimieron sus seguidores para buscar el indulto, pero que, según los estudios médicos, está controlado.

Desde octubre pasado, la familia de Fujimori había iniciado una intensa campaña mediática para presentarlo como un enfermo de alto riesgo, cuya salud era perjudicaba por el encierro.

Alberto Fujimori un ingeniero agrónomo nacido en Lima en 1938, irrumpió como un vendaval en la política peruana tras vencer a Vargas Llosa en las presidenciales de 2000.

Ejerció, a partir de ese momento, un Gobierno de mano dura durante una década, tras ser reelegido en 1995 y 2000, en medio de denuncias de fraude.

Si bien se le reconocen éxitos como la derrota de los grupos terroristas Sendero Luminoso y MRTA, cuyos líderes fueron capturados durante su gestión, también se comprobó que en su Gobierno se cometieron graves violaciones a los derechos humanos y se gestó la mayor red de corrupción de la historia peruana, liderada por su asesor principal, Vladimiro Montesinos.

Con la difusión de un video en septiembre de 2000, en el que se veía a Montesinos entregando dinero a un congresista de oposición, se desmoronó el régimen de Fujimori, quien se vio obligado a convocar a nuevas elecciones a las que no se presentó.

Dos meses después, Fujimori renunció a la Presidencia mediante un fax enviado desde Japón, tras lo cual permaneció en ese país hasta 2005, cuando viajó a Chile, de donde fue finalmente extraditado a Perú en 2007.

En 2009, Fujimori fue sentenciado a 25 años de prisión por la autoría mediata de 25 asesinatos y dos secuestros durante su Gobierno (1990-2000), además de acumular penas menores por corrupción.

El exmandatario permanece desde entonces en una prisión policial de Lima adaptada exclusivamente para él, la que según sus opositores es una "jaula de oro" que no se compara a las del resto de la población penitenciaria del país y donde recibe gran cantidad de visitantes.

Desde diciembre pasado, Fujimori ha enviado una serie de cartas a los medios de comunicación tituladas "Memorias desde mi encierro", en las que se quejaba de sus condiciones carcelarias y solicitaba al Gobierno que acelere los trámites de su pedido de indulto, que hoy finalmente fue rechazado.

Las primeras reacciones ante la decisión de Humala confirman que el exmandatario tiene un grupo significativo de seguidores que han anunciado que protestarán de manera enérgica, pero también un núcleo muy duro de opositores, que celebran que permanezca en prisión.