• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Honduras sigue tan polarizada como en 2009

Entre 8 candidatos la presidencia se disputará entre Juan Orlando Hernández y Xiomara Castro | El Nacional

Entre 8 candidatos la presidencia se disputará entre Juan Orlando Hernández y Xiomara Castro | El Nacional

El electorado está dividido entre el oficialista Juan Orlando Hernández y la esposa del expresidente Manuel Zelaya

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La campaña electoral para las elecciones presidenciales de hoy en Honduras demostró que ese país sigue tan polarizado como en 2009, cuando el presidente Manuel Zelaya fue derrocado tras dar un giro a la izquierda –fue electo con el apoyo del Partido Liberal– y unirse al llamado socialismo del siglo XXI promovido por el fallecido mandatario de Venezuela Hugo Chávez.

Aunque hay ocho candidatos que se disputarán la primera magistratura para el período 2014-2018, la mayoría de los votantes están dividido entre dos opciones totalmente opuestas: el oficialista Juan Orlando Hernández y la esposa de Zelaya, Xiomara Castro.

Hernández, abogado de 45 años de edad y parlamentario desde 1998, es el candidato del Partido Nacional, que recuperó el poder en 2010 con la victoria del actual presidente Porfirio Lobo y que junto al Partido Liberal ha dominado la política de Honduras desde principios del siglo pasado.

Castro, de 54 años de edad, ganó notoriedad política cuando dirigió una marcha para exigir la restitución de su esposo en la presidencia en julio de 2009. Es apoyada por el movimiento Libertad y Renovación (Libre), fundado por Zelaya después de regresar del exilio en 2011.

La última encuesta de Gallup muestra un empate técnico entre ambos candidatos: Hernández tiene 28% de intención de voto y Castro 27%. El único con posibilidades de dar una sorpresa es el aspirante del Partido Liberal, el abogado Mauricio Villeda, que aparece de tercero con 17%.

Los liberales, sin embargo, serán los grandes perdedores si los resultados confirman lo que dicen los sondeos. “Quedarán en tercer lugar por primera vez desde la restauración de la democracia en los años 1980. Será la ruptura del bipartidismo histórico”, comenta Orlando Pérez, profesor de ciencias políticas de la Universidad Central de Michigan.

Otra muestra de la diversificación del escenario político hondureño es que, además de Libre, hay tres movimientos surgidos después del golpe de Estado contra Zelaya que postularon candidatos presidenciales: la Alianza Patriótica, el Frente Amplio Político Electoral en Resistencia y el Partido Anticorrupción.

La AP postuló al general retirado Romeo Vásquez, quien era jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas en 2009, el FAPER al profesor Andrés Pavón y el PAC al periodista Salvador Nasralla. Los otros candidatos son Orle Solis, del Partido Demócrata Cristiano, y Jorge Aguilar, del Partido Innovación y Unidad.

Propuestas enfrentadas. En un país como Honduras, que tiene la tasa de homicidios más alta del mundo (85,5 por cada 100.000 habitantes) por la violencia causada por narcotraficantes y pandilleros, es normal que la seguridad haya copado gran parte de la campaña electoral y que cada candidato tenga algo que decir al respecto.

Hernández promete concretar la creación de una policía militar de orden público, que ha impulsado desde su curul en el Congreso, mientras que Castro prefiere que los militares regresen a los cuarteles y promueve una policía comunitaria. No es el único asunto en el que tienen propuestas enfrentadas.

Castro quiere convocar una asamblea constituyente, como pretendía Zelaya cuando fue derrocado, para refundar Honduras bajo un modelo de socialismo democrático; mientras que Hernández rechaza esta idea porque dice que lo más importante es recuperar la paz y la seguridad.

El aborto y la homosexualidad también separan a los candidatos. Hernández, que tiene el apoyo de las iglesias católica y evangélica, los rechaza de plano. Y aunque Castro no los promueve, durante el gobierno de Zelaya se despenalizó la píldora anticonceptiva de emergencia y en los mítines de Libre participa el movimiento LGTB (lesbiana, gays, transexuales y bisexuales).

Más allá de las diferencias entre las propuestas que presentan al electorado hondureño, Orlando Pérez subraya que cualquiera que resulte vencedor encontrara un escenario político muy difícil porque no tendrá mayoría en el Parlamento y por lo tanto deberá negociar para sacar adelante sus iniciativas.

“De ganar Castro, y su esposo lograr un puesto en el Congreso, se abre la posibilidad de un periodo volátil, pues las fuerzas que se opusieron a la presidencia de Zelaya retienen poder político y económico”, agrega el profesor de la Universidad Central de Michigan.

Aunque excluye la posibilidad de un golpe de Estado en el corto plazo, sobre todo por las condiciones geopolíticas, Pérez advierte que si no hay una reconciliación entre las fuerzas de Zelaya y quienes se le oponen no se puede descartar que la inestabilidad política genere una crisis similar a la de 2009.

A otros analistas también le preocupa el futuro del país. “No se han curado las heridas. Mi temor es que, si no hay unas elecciones transparentes y legítimas, van a volver a sangrar”, dijo Adán Palacios, miembro de la ONG hondureña Monitor Electoral, a la agencia AFP.

Mucho por hacer

El último informe de Latinobarómetro muestra que los hondureños no están satisfechos con la situación de su país ni en lo político ni en lo económico. El respaldo al sistema democrático cayó de 54% a 44% entre 2009 y 2013, mientras que la aceptación de regímenes autoritarios subió de 12% a 14%.

Además, entre los 18 países de América Latina incluidos en el informe, Honduras tiene el porcentaje más alto de personas que califican a su país como una democracia con grandes problemas (59%) y el más bajo de habitantes satisfechos con el estatus actual del sistema democrático en su nación (18%).

En materia económica, Honduras también se ubica en los extremos regionales. Tiene los porcentajes más elevados de personas que consideran la situación económica como mala (71%) y que dicen que no les alcanza el salario (65%), así como el más bajo de habitantes que piensan que el país está progresando (6%).

El Dato

Sin impacto regional. Una victoria de Xiomara Castro en Honduras pudiera ser usada por el gobierno de Venezuela para decir que el modelo socialista impulsado por Chávez sigue expandiéndose, pero no tendrá un impacto significativo en el escenario regional, opina el internacionalista Juan Francisco Contreras. “La Alianza Bolivariana para las Américas tenderá a desaparecer en la medida en que Venezuela, por sus problemas económicos, se quede sin posibilidades de financiarla”.

Las Cifras

5,3 millones de hondureños están convocados para los comicios, en los cuales escogerán al presidente, 3 vicepresidentes, 128 diputados al Congreso Nacional, 20 representantes al Parlamento Centroamericano y 298 alcaldes.

16.094 urnas instaló el Tribunal Supremo Electoral en Honduras. También colocó una treintena en ciudades de Estados Unidos (Atlanta, Houston, Miami, Nueva Orleans, Nueva York y Washington) para que sufraguen 46.000 inmigrantes.