• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Violencia sectaria sigue destrozando a la nación

Los enfrentamientos entre chiitas, sunitas y kurdos y los ataques con bombas aumentaron durante el mes sagrado del Ramadán

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una serie de carros bomba en áreas chiitas de Bagdad mataron a por lo menos 60 personas e hirió a unas 200, informó la policía iraquí.

Los nueve ataques distintos se produjeron en mercados y concurridas calles, según las fuentes.

Las agresiones, que parecían coordinadas, fueron similares a unos atentados que sacudieron Bagdad el martes, en donde murieron 50 personas, aproximadamente.

Los atentados se han multiplicado en Irak desde inicios de año. Más de 1.000 personas murieron en julio, el mayor número de decesos mensuales por hechos de violencia desde 2008, según Naciones Unidas.

El mes del Ramadán fue particularmente sangriento en el país con más de 800 muertos.

Extremistas, sospechosos de pertenecer a grupos relacionados con Al Qaeda, atacaron especialmente mezquitas, cafés y mercados.

Ayer, más temprano, cinco personas murieron en distintos episodios de violencia, dos de ellos en Bagdad.

En la capital, una bomba en el barrio de mayoría sunita de Jihad, en el oeste de la ciudad, mató a dos personas e hirió a seis. Un teniente coronel del Ejército fue asesinado en su casa, en el sur de Mosul, en el norte del país, según el teniente Abdelrahim al Rashidi.

El responsable de la región de Al Nil, al sur de Bagdad, Hamid Kadhum, y su hijo también fueron asesinados en sus casas por hombres armados, mientras que la esposa del funcionario fue herida.

Militantes islámicos sunitas han recuperado terreno contra el Gobierno liderado por chiitas y se han visto envalentonados por la guerra civil en la vecina Siria, que ha avivado las tensiones sectarias en todo Oriente Medio.

En otro ataque ocurrido ayer, un atacante suicida detonó un coche bomba en una calle muy transitada de la ciudad de Tuz Khurmato, ubicada a unos 170 kilómetros al norte de Bagdad, y causó por lo menos una decena de muertos y cerca de 45 heridos, según fuentes médicas y policiales.

En el kurdistán iraquí una zona que se ha mantenido al margen de la violencia sectaria del país el presidente de la región amenazó con intervenir en la vecina Siria para defender a la numerosa población kurda de los insurgentes ligados a Al Qaeda.