• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Rebeldes sirios siguen divididos ante cumbre de Ginebra II

 La oposición tiene un problema grave y es que desde comienzo de año se ha encontrado con una guerra interna entre las diferentes facciones que la integra / AFP

La oposición tiene un problema grave y es que desde comienzo de año se ha encontrado con una guerra interna entre las diferentes facciones que la integra / AFP

Al Assad llega fortalecido políticamente pues está cumpliendo el plan de destrucción de las armas químicas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El miércoles será la primera vez que el gobierno del presidente de Siria, Bashar al Assad, y la oposición se sienten en una mesa de negociaciones desde que comenzó el conflicto en el país árabe en marzo de 2011 que desembocó en una guerra civil y que ha dejado más de 130.000 muertos y 2,4 millones de refugiados. La conferencia de Ginebra II será el punto de encuentro y se iniciará en Montreaux, para trasladarse el día 24 a la sede de la Organización de Naciones Unidas en Ginebra.

El objetivo de la conferencia será alcanzar una solución política para el conflicto a través de un acuerdo entre el gobierno y la oposición para la plena implementación del comunicado de Ginebra I, acordado en 2012 por el Grupo de Acción sobre Siria, en el primer atisbo de entendimiento entre la comunidad internacional y los opositores al régimen, en el que no participó abiertamente el gabinete de Al Assad. El comunicado llama a formar un gobierno provisional para dirigir la transición en Siria con elementos moderados del régimen y la oposición seleccionados por ambas partes.

Los invitados a la conferencia incluyen a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Fracia, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia), a la Unión Europea, a la Liga de Estados Árabes, a la Organización de la Cooperación Islámica y a otros 26 países, según informó la ONU.

Se espera que la Coalición Nacional Siria, principal alianza opositora que opera desde el exilio y que se creo con el objetivo no alcanzado de agrupar a todas las ramas opositoras, sea la que asista a la reunión, aunque el líder de esa organización, Ahmed Yarba, ha advertido que no acudirá si continúan los ataques del régimen contra la población civil. La coalición, además, extendió su confirmación de asistencia a la conferencia llegado casi el límite de la fecha.

El ministro de exteriores de Siria, Walid al Mualem, confirmó que las autoridades del país estarán presentes en el encuentro, pese a lo que consideró, intentos de algunos Estados de boicotear Ginebra 2 y a la situación en torno a la participación o no en ellas de la Coalición Nacional.

En el terreno. El gobierno de Al Assad llegará a la conferencia fortalecido tanto en el ámbito político porque aceptó el plan de destrucción de las armas químicas y lo está ejecutando, como en el militar, porque frenó el avance de los rebeldes; mientras la insurgencia, desde inicios del mes, se ve atrapada en una guerra interna de trincheras con el aparente objetivo común de derrotar a Damasco.

En la ciudad de Raqqa, la primera capital provincial que los rebeldes le arrebataron al régimen, los yihadistas del Estado Islámico de Irak y del Levante que luchan por la creación de un Sunistán (tierra de los sunitas), han impuesto un reino de terror, impartiendo justicia a discreción y encarcelando a todo tipo de disidentes de su ideología. De modo que el norte de Siria se ha convertido en escenario de choques entre el Estado Islámico de Irak y Levante, también vinculado a Al Qaeda, y una alianza de grupos rebeldes integrada por el Ejército Libre Sirio, conformado en su mayoría por un grupo de desertores de las fuerzas armadas del régimen sirio y respaldado por la Coalición Nacional Siria y el Frente Islámico, la mayor alianza insurgente islamista, que ha unido esfuerzos con el Ejército Libre Sirio para expulsar a la organización yihadista.

Este año la ofensiva entre los dos grupos rebeldes ha dejado, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, 700 muertos.

El canciller de Siria entregó el viernes al gobierno de Rusia, uno de los principales aliados al régimen de Al Assad, un plan para poner en marcha un alto el fuego en Alepo que podría hacerse extensivo a otras zonas del país de cara a Ginebra 2. Mualem aseguró también que el régimen que preside Al Assad está dispuesto a elaborar una lista de presos que puede intercambiar con los rebeldes.

Se espera que en la conferencia la oposición y el gobierno lleguen a un acuerdo pacífico, sin embargo hay obstáculos porque, en primer lugar, la Coalición Nacional Siria no quiere ninguna participación de Al Assad en el periodo de transición de Siria y el gobierno hasta ahora ha rechazado esa condición, y en segundo lugar, entre los rebeldes aumentan los enfrentamientos intestinos.