• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

ONU condenó intervención de milicianos extranjeros en Siria

Los rebeldes criticaron a sus pares en el exilio por minar la rebelión y carecer de legitimidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condenó la intervención de combatientes extranjeros al lado de las fuerzas armadas sirias en Quseir y pidió una investigación de Naciones Unidas sobre la violencia en esa ciudad.

Una resolución en este sentido, preparada por Estados Unidos, Qatar y Turquía, fue adoptada por el Consejo, por 36 votos a favor y un único voto en contra: el de Venezuela. Ocho países se abstuvieron y dos no votaron.

Rusia y China no forman parte en la actualidad de los 47 Estados miembros del Consejo, y solo pudieron en consecuencia participar en los debates sin votar.

Los diplomáticos terminaron por ponerse de acuerdo sobre una resolución que condena la intervención de combatientes extranjeros que luchan por cuenta del régimen sirio en Quseir, y expresa su profunda preocupación por el hecho de que su participación contribuye al deterioro de los derechos humanos y de la situación humanitaria, lo que tiene un impacto negativo serio sobre la región.

La resolución fustigó de esta manera la participación del Hezbolá sin nombrarlo no obstante explícitamente. Pero el grupo chiita está cada vez más implicado y los rebeldes sirios sunitas han dicho que los atacarán si siguen participando y atentado contra ellos.


Desacuerdos. La oposición en Siria, por su parte, dijo que solo participaría de los programados diálogos internacionales de paz si se establece una fecha límite para un acuerdo que obligue al presidente Bashar al Assad a abandonar el poder.

En su primera reacción oficial a la conferencia de Ginebra que es preparada por Estados Unidos y Rusia, la coalición opositora adoptó una declaración en la que pide garantías internacionales vinculantes para cualquier resolución del conflicto en Siria.

El comunicado, emitido tras siete días de reuniones marcadas por disputas internas, demandó la retirada del líder del régimen y los comandos de seguridad y milicias.

Más pruebas de disentimiento entre los rebeldes surgieron ayer cuando grupos opositores en Siria criticaron a sus pares en el exilio por minar la rebelión y carecer de legitimidad.

Afectado por el continuo desacuerdo, cuatro importantes grupos de oposición en Siria desestimaron en un comunicado la reunión en Estambul como un débil intento por sumar personas que no tienen impacto real sobre la revolución y dijo que al menos la mitad de los cuerpos líderes de la coalición deben estar integrados por fuerzas revolucionarias.


Armas químicas. Reino Unido informó la semana pasada a Naciones Unidas de nuevos incidentes de uso de armas químicas en Siria, dijeron fuentes diplomáticas.

Londres envió una carta a la ONU que incluyó detalles de nuevos casos desde abril, dijo un diplomático occidental sobre el último de una serie de informes relativos al uso de armas químicas en el conflicto sirio que lleva más de dos años.

Reino Unido y Francia ya habían enviado en abril tres cartas a la ONU para denunciar presuntos casos de utilización de armas químicas en el conflicto sirio, fundamentalmente en la región de Homs en diciembre de 2012, y reclamar una investigación.

Si se confirma, los ataques generarían más presión aún sobre los países occidentales que brindan apoyo a los rebeldes sirios para intervenir en el conflicto, que según la ONU ya se ha cobrado más de 70.000 vidas.


Reelección

El presidente de Siria, Bashar al Assad, se presentará para un tercer mandato en 2014 si el pueblo así lo quiere, afirmó ayer el ministro de Relaciones exteriores de la República Árabe Siria, Walid Muallem.

“El presidente Al Assad se presentará o no, eso depende de las condiciones en 2014 y de la voluntad popular”, declaró Muallem en una entrevista con la cadena árabe Mayadeen, cercana a los gobiernos de Siria e Irán.

“Si el pueblo quiere que se presente, se presentará, y si no quiere, no se presentará. Al Assad se comunica permanentemente con su pueblo”, añadió.

“Los estadounidenses no tienen nada que decir sobre quien va a gobernar Siria”, recalcó.

El mandatario de Siria enfrenta una férrea oposición desde el estallido de las protestas de la Primavera Árabe que tienen poco más de dos años en su país y que se convirtieron en un movimiento armado de gran intensidad con intereses políticos, económicos y religiosos subyacentes.

La nación está bajo el gobierno de los Al Assad desde 1971: primero Hafez y, desde 2000, de su hijo Bashar.