• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Ahmadineyad manifiesta a Ban Ki-moon su apoyo al TCA

Mahmud Ahmadineyad, presidente de Irán | EFE

Mahmud Ahmadineyad, presidente de Irán | EFE

Según él, la venta y compra de armas se ha convertido en el principal elemento para la expansión del belicismo y el terrorismo en el mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, manifestó al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el apoyo de Teherán a la ratificación del Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA) cuyo texto se discute actualmente en Naciones Unidas, informó hoy la agencia local, Fars.

"Irán es un país que ha sido invadido por extranjeros y ha sufrido formas serias de terrorismo, por lo que apoyará con firmeza la ratificación de este tipo de tratado" dijo por teléfono a Ban Ahmadineyad respecto al TCA, cuyo texto se debate en la sede de la ONU en Nueva York.

Ahmadineyad agregó que su Gobierno tiene algunas sugerencias para conseguir que el texto del TCA, que se debe acabar de negociar hoy, "sea más completo y más efectivo", según la agencia.

Según él, la venta y compra de armas se ha convertido en el principal elemento para la expansión del belicismo y el terrorismo en el mundo, por lo que "controlar su transferencia contribuirá en gran medida a fortalecer la seguridad internacional", dijo.

Ban ha pedido un TCA "robusto" para limitar el comercio de armas, lo mismo que las ONG que participan en la negociación, que han reconocido avances, pero han apuntado que quedan "demasiados vacíos" legales para que el acuerdo pueda servir para evitar conflictos y también muchas "matanzas, genocidios y crímenes de guerra!"

Irán es un país que dedica buena parte de su presupuesto al desarrollo y fabricación de armamento, y los responsables militares y políticos del país hacen con frecuencia anuncios sobre nuevos equipos y armas de fabricación nacional y sobre maniobras para probarlos.

Irán ha sido acusado, sobre todo por Estados Unidos y sus aliados, de vender o transferir armas a algunos países en guerra o en los que hay grupos rebeldes armados, en especial a Siria, Líbano y los palestinos, algo que Teherán ha negado, al tiempo que acusaba a Washington de ser el principal suministrador de armas del mundo.