• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Afganistán comienza la campaña electoral entre fuertes medidas de seguridad

El consejero afgano de Seguridad Nacional, Rangin Dafdar Spanta, se dirige a los periodistas durante una rueda de prensa ofrecida en Kabul | EFE

El consejero afgano de Seguridad Nacional, Rangin Dafdar Spanta, se dirige a los periodistas durante una rueda de prensa ofrecida en Kabul | EFE

Kabul se llenó a lo largo de la jornada de carteles electorales, una propaganda en la que no aparece el presidente Hamid Karzai, quien no se presenta a un tercer mandato porque no lo permite la Constitución afgana tras gobernar el país desde el 2001

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los principales candidatos a las elecciones generales de abril de Afganistán celebraron hoy mítines en la primera jornada de la campaña entre fuertes medidas de seguridad, en unos comicios marcados por la retirada de las tropas de la OTAN.

Kabul se llenó a lo largo de la jornada de carteles electorales, una propaganda en la que no aparece el presidente Hamid Karzai, quien no se presenta a un tercer mandato porque no lo permite la Constitución afgana tras gobernar el país desde el 2001.

Estas elecciones están consideradas las más importantes desde la invasión de Estados Unidos hace 13 años que propició la caída del régimen talibán y coinciden con una escalada de violencia de los talibanes, que han reiterado en varias ocasiones que impedirán su normal desarrollo.

Una muestra de ello fue el asesinato a tiros ayer de dos ayudantes de uno de los candidatos favoritos a las presidenciales, Abdulá Abdulá en la ciudad de Herat y que no ha sido reivindicado por ningún grupo.

Cada candidato recibirá del Estado tres coches blindados y una escolta de 35 guardaespaldas durante la campaña, dijo el portavoz ministro del Interior, Seddiq Seddiqi, en la televisión local Tolo.

La seguridad ha aumentado también en Kabul, donde se han desplegado un 50 % de policías más de lo habitual y se realizan continuos registros de vehículos para evitar atentados.

Ministro de Exteriores en el primer gobierno de Karzai y de etnia tayica, la segunda más numerosa en Afganistán por detrás de la pastún, a la que pertenecen el presidente y los talibanes, Abdulá inauguró hoy mismo su campaña.

"Este es el día que estábamos esperando. La seguridad del país es nuestro principal trabajo. Necesitamos mejorar el Ejército para que pueda defender el país", dijo Abdulá en su primer mitin, al que acudieron cientos de personas entre fuertes medidas de seguridad.

Abdulá participó en las elecciones generales de 2009, pero se retiró en la segunda vuelta tras casos de fraude en las elecciones.

Otro de los favoritos entre los 11 candidatos es Abdul Qayum Karzai, un hermano mayor del presidente y empresario que fue miembro de la Wolesi Jirga o Cámara Baja del Parlamento entre 2002 y 2008, año en que dimitió por su escasa asistencia al hemiciclo.

Zalmai Rassoul, quien abandonó su puesto de ministro de Exteriores para presentarse a las elecciones, también se encuentra en los políticos con posibilidades de auparse al poder.

En la lista de candidatos también destaca Ashraf Ghani Ahmadzai, que ha trabajado en el Banco Mundial y la ONU, y escribió un libro sobre estados fallidos.

Uno de los temas más candentes de la campaña será el acuerdo militar que negocian Estados Unidos y Afganistán para la permanencia de tropas estadounidenses en el país asiático tras la retirada de las fuerzas internacionales de la OTAN a finales de este año.

La Loya Jirga -Asamblea tradicional- aprobó el pasado noviembre el acuerdo, pero Karzai se niega a firmar el pacto hasta la celebración de las elecciones, mientras que EE UU quiere que se rubrique cuanto antes.

El principal reto del vencedor de las elecciones del próximo abril será liderar un Gobierno marcado por la retirada de las tropas internacionales de Afganistán a finales de este año, lo que le obligará a negociar con los talibanes si desea evitar un guerra civil.

El conflicto afgano se halla en uno de sus momentos más sangrientos desde 2001 con el aumento de civiles y policías afganos fallecidos en el conflicto, mientras disminuyen las víctimas entre las tropas internacionales.