• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Acuerdo entre Rusia y EE UU aleja posibilidad de intervención en Siria

John Kerry y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia hablaron por teléfono antes de reunirse en Ginebra para buscar una estrategia / AP

John Kerry y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia hablaron por teléfono antes de reunirse en Ginebra para buscar una estrategia | AP

Estados Unidos y Rusia llegaron a un acuerdo para el desmantelamiento del arsenal químico del régimen de Bachar al Asad que por el momento parece alejar la posibilidad de una intervención militar extranjera en el Siria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El pacto insiste en la necesidad de la colaboración de Damasco con la comunidad internacional sea plena, ya que de lo contrario se podrá considerar el empleo futuro de la fuerza, conforme al artículo 7 de la Carta de Naciones Unidas. El acuerdo puso fin a tres días de intensas negociaciones en Ginebra entre el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, y el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov.

Durante las mismas, ambos responsables acordaron un marco para la eliminación de las armas químicas, que servirá para que la Organización para la Prohibición de Armas Químicas conduzca el proceso de desarme de principio a fin. La comunidad internacional comenzó a movilizarse en este sentido después de que el pasado agosto aparecieran imágenes e informaciones de un supuesto ataque con armas químicas contra la población de Ghouta, en el sur de Damasco, que EE UU y otros países atribuyen al régimen de Al Asad.

Ese ataque, cuya responsabilidad Damasco niega, indujo al presidente de EE UU, Barack Obama, a ordenar la preparación de una intervención armada "limitada" para debilitar al régimen sirio, al que considera responsable de aquel ataque. En una conferencia de prensa, Kerry destacó que el plan acordado contiene plazos y que su objetivo es ambicioso, pues los inspectores deberán haber completado la visita y evaluación de los almacenes e instalaciones de producción de armas químicas antes del fin de noviembre próximo.

Además, Siria deberá quedar libre de ese armamento antes de mediados de 2014, según lo convenido. La inspección deberá ser "rápida", "profesional" y en condiciones que garanticen la seguridad de quienes las efectúen, comentó Kerry a la prensa. Preguntado sobre cómo se conseguirá destruir el arsenal químico en un país en guerra civil, el jefe de la diplomacia estadounidense indicó que "una de las razones por la que creemos que esto puede realizarse es que el régimen ha hecho extraordinarios esfuerzos para mantener bajo control esas armas". "Sabemos y hemos visto que las han movido y que continúan moviéndolas a lugares que ellos controlan", agregó.

Sostuvo que el plan acordado garantiza transparencia, el establecimiento de responsabilidades, plazos y que es aplicable. Además, "debe ser creíble y verificable. Si se implementa de forma integral". "El mundo espera que Bachar Al Asad cumpla sus compromisos públicos. No puede haber juegos, no hay espacio para esquivar un cumplimiento estricto", dijo a los periodistas. Durante las negociaciones, en las que los dos ministros participaron asesorados por expertos en desarme, armas químicas y seguridad, una de la mayores obstáculos a resolver fueron las eventuales consecuencias que tendría el incumplimiento de la promesa de Al Asad de entregar las armas químicas.

Kerry explicó que tal situación "tendrá consecuencias en el Consejo de Seguridad, bajo el capítulo 7 de la Carta de la ONU", que autoriza el uso de la fuerza, aunque recordó las divergencias que persisten en el seno de este órgano sobre la forma que deberían tomar. EE UU mantiene, junto con sus aliados en el Consejo de Seguridad Reino Unido y Francia, que el empleo de la fuerza debe mantenerse como una opción sobre la mesa, lo que Rusia y China rechazan.

"Cualquier circunstancia que se dé deberá ser debatida en el Consejo de Seguridad. No hemos contemplado opciones sobre circunstancias que todavía no conocemos", dijo Kerry. Sin embargo, recalcó que el presidente Obama, como comandante jefe de las fuerzas estadounidense, "siempre retiene el derecho de defender los intereses de EE UU" a través de una intervención armada. "Pero el presidente también ha dicho que quiere una solución diplomática" a la crisis siria, recordó. A este respecto, Lavrov aseguró que su país y EE UU están comprometidos con la celebración lo antes posible, probablemente en octubre, de la conferencia de paz para Siria, conocida como "Ginebra II".