• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Acuerdo Bogotá-FARC se debate entre el optimismo y el escepticismo

El pacto corre el riesgo de la impunidad | Foto EFE

El pacto corre el riesgo de la impunidad | Foto EFE

Negociadores señalaron que los crímenes como secuestros, ejecuciones, desplazamientos, reclutamiento de niños o violencia sexual, "no serán amnistiados y recibirán las sanciones adecuadas” 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un halo de esperanza para las víctimas del conflicto armado en Colombia se dejó entrever el miércoles con el anuncio del acuerdo de Jurisdicción Especial para la Paz, firmado por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko. Pero los colombianos expresaron su tristeza por un pacto que, para algunos, tiende la balanza hacia la guerrilla y genera temor por el riesgo de la impunidad.  

“¿Por qué no hay cárcel para la cúpula narcoterrorista asesina de las FARC?”. “¿Quién no llora ante una falsa paz?”, se leía en las redes sociales.

El pacto, anunciado desde La Habana, beneficia a quienes admitan su responsabilidad y en algunos casos podrán cumplir condenas sin ir a la cárcel.

El director de Human Rights Watch para América, José Miguel Vivanco, denunció que el acuerdo es impune para los autores de delitos graves, por lo que la Corte Penal Internacional podría no aceptarlo.

El director para América Latina de International Crisis Group, Javier Ciurlizza, señaló que la “impunidad es un riesgo que estará presente cualquiera sea el acuerdo porque en las negociaciones siempre es posible que las partes intenten limitar la labor de la justicia para asegurar que el proceso sea viable y tenga estabilidad”. Pero afirmó que el sistema de penas cumple con los requisitos jurídicos internacionales.

Destacó que el pacto “ofrece una salida razonable” porque para lograr un acuerdo “Colombia debía ofrecer juicios y asegurar a las FARC que tras esto no iba a haber venganzas”. Agregó que las FARC también han cedido de manera significativa.

El jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, afirmó que la jurisdicción garantiza que ningún crimen grave quedará impune y establece penas en función del reconocimiento del delito y la voluntad de reparación.

Sergio Jaramillo, también del equipo negociador gubernamental,  indicó que los crímenes “que más duelen a los colombianos”, como secuestros, ejecuciones, desplazamientos, reclutamiento de niños o violencia sexual, "no serán amnistiados y recibirán las sanciones adecuadas". Subrayó que se restringirá la libertad incluso a quienes no vayan a la cárcel; es decir, "estarán en un lugar específico bajo régimen de vigilancia".

Reacciones. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, declaró que el anuncio “representa un avance para el acuerdo final de paz y pone a Colombia más cerca de cerrar el conflicto armado más duradero del hemisferio”.

La alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, subrayó el plazo de seis meses para finalizar el conflicto. Mientras que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que se trata de “un paso adelante”.

Eliot Engel, miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Washington, instó al Senado a proveer asistencia a Colombia tras la paz.

Venezuela expresó su satisfacción y reiteró que "la paz en Colombia es la paz de Venezuela”. También fijaron posición a favor Noruega, Alemania, España y Bolivia.

EL DATO
El analista León Valencia, de la Fundación Paz y Reconciliación, señaló que la crisis fronteriza con Venezuela retrasó el inicio de las negociaciones de paz entre Colombia y la guerrilla del ELN