• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Activista de Greenpeace: Fuimos perdonados por un delito que no cometimos

La brasileña consideró que la amnistía concedida por Moscú no significa el cierre definitivo de las acusaciones contra ella y el resto del grupo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La bióloga brasileña Ana Paula Maciel, activista de Greenpeace arrestada en Rusia y puesta en libertad el pasado viernes, afirmó hoy que el Gobierno del país europeo perdonó a los tripulantes del rompehielos "Artic Sunrise" por un delito que no cometieron.

"Fuimos perdonados por un delito que no cometimos (piratería) y por el que no teníamos que ser acusados", dijo Maciel en una entrevista telefónica con Efe, en la que recalcó que pese a su inminente regreso a casa, el momento "no es para celebración".

Y es que la brasileña consideró que la amnistía concedida por Moscú no significa el cierre definitivo de las acusaciones contra ella y el resto del grupo. Los activistas de Greenpeace, entre los que figuran los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, se han visto beneficiados por la amnistía general declarada por el Parlamento ruso con ocasión del 20 aniversario de la Constitución.

"Al contrario de lo que se está divulgando, Rusia simplemente paró de investigar el caso, pero ahora en nuestra ficha criminal va a constar gamberrismo", comentó Maciel. El italiano Cristian D'Alessandro fue el último tripulante contra el que la Justicia rusa retiró hoy todos los cargos penales por este delito.

De esta forma, se da carpetazo al caso de gamberrismo abierto contra los activistas que habían recibido, a finales de noviembre, la libertad bajo fianza, pero que estaban a la espera del cierre de la investigación penal. La activista brasileña dijo que mañana firmará un documento en el que alegará que entró ilegalmente a Rusia contra su voluntad, un requisito exigido para que le concedan un permiso para dejar el país, algo que tiene previsto hacer este mismo viernes.

Maciel dijo sentirse "aliviada" por poder volver a Porto Alegre, su ciudad natal, y aseguró que pretende "volver a la vida normal" y "después buscar un lugar para estar cerca de la naturaleza". "Cuando todos estemos en casa, vamos a reunirnos para evaluar qué medidas vamos a tomar. No voy a parar mis actividades, estaré donde sea necesario, en el Ártico, en la Amazonía, en el Pantanal", afirmó.

Los 30 tripulantes del "Artic Sunrise" fueron arrestados en aguas del Ártico el pasado 19 de septiembre por la guarda fronteriza, cuando intentaban subir a la plataforma "Prirazlomnaya", de Gazprom, que según Greenpeace, incumple medidas de seguridad y amenaza el ecosistema de la región.

La brasileña concluyó que los dos meses que pasó en la cárcel, bajo la acusación de piratería, fueron un tiempo "horrible" en el que sufrió "un terror psicológico muy grande".