• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Abdicación de Juan Carlos obliga a legislar sobre la sucesión real

La abdicación del rey Juan Carlos obligará a aprobar una legislación que establezca los pasos para que el príncipe Felipe asuma el cargo de su padre | Foto EFE

La abdicación del rey Juan Carlos obligará a aprobar una legislación que establezca los pasos para que el príncipe Felipe asuma el cargo de su padre | Foto EFE

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, garantizó que el proceso se desarrollará en un contexto de estabilidad institucional. Los principales partidos se comprometieron a tramitar la norma a la brevedad posible

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

España es una monarquía parlamentaria desde 1978, sin embargo, carece de leyes que regulen el procedimiento para la sucesión de la corona. Por eso la abdicación del rey Juan Carlos, anunciada ayer, obligará a aprobar una legislación que establezca los pasos para que el príncipe Felipe asuma el cargo de su padre.

Al momento de comunicar al país la decisión del monarca, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, convocó una reunión extraordinaria del consejo de ministros para hoy con el fin de aprobar el proyecto de ley y enviarlo al Parlamento, que lo tramitará con carácter de urgencia.

Rajoy destacó la importancia histórica del reinado de Juan Carlos y garantizó que la sucesión no supondrá un problema para España. “Este proceso se va a desarrollar con plena normalidad, en un contexto de estabilidad institucional. Espero que en un plazo muy breve las cortes generales proclamen como rey a Felipe de Borbón”, dijo.

La normativa, además de precisar cómo será el trámite sucesorio, debería aclarar otros aspectos relacionados con la abdicación que tampoco están reglamentados, entre ellos el estatus jurídico y los derechos que tendrán Juan Carlos y la reina Sofía al dejar de ser monarcas.

Sin obstáculos. La Constitución de España obliga a que la sucesión real sea regulada por una ley orgánica, por lo cual se requerirá mayoría absoluta tanto en el Congreso de Diputados como en el Senado para sacar adelante la normativa. Pero no se espera que eso represente un obstáculo.

El Partido Popular (en el gobierno) y el Partido Socialista Obrero Español (principal de la oposición) siempre han respaldado a la monarquía –forma de gobierno establecida en la Constitución de 1978, aprobada en referendo por los españoles– y cuentan con los votos suficientes para aprobar la ley.

Algunos partidos políticos, sin embargo, han aprovechado la abdicación del rey para exigir que se debata sobre la continuidad de la monarquía –una institución cuya imagen se ha deteriorado en los últimos años– e incluso lograron reunir a miles de personas en varias ciudades del país para apoyar la causa republicana.

“Es el momento de dar la palabra al pueblo”, dijo Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida, en la concentración en la Puerta del Sol de Madrid. “La democracia del siglo XXI exige que se convoque un referendo vinculante para decidir si se quiere república o monarquía”, agregó Willy Meyer, eurodiputado de IU.

“Lo que toca es dejar que la gente vote, que los españoles tengan el derecho a decidir su futuro. Hay que dar pasos y si las élites políticas no tienen ese valor que se quiten del medio porque algunos estamos dispuestos a darlos”, afirmó Pablo Iglesias, del partido Podemos, el cuarto más votado en las últimas elecciones europeas.

En Cataluña y País Vasco las reacciones se enfocaron en las causas soberanistas. El presidente de la generalidad catalana, Artur Mas, aclaró que la decisión del rey no tendrá consecuencias en la consulta prevista para noviembre. El lehendakari, Iñigo Urkullu, aseguró que abre una posibilidad de resolver la cuestión vasca.