• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

AI: Gobiernos africanos responden tarde a los conflictos

Logo de Amnistía Internacional | Internet

Logo de Amnistía Internacional | Internet

2014 estuvo marcado por el enfrentamiento directo entre varios países africanos, en especial Kenia, Uganda y Sudán, y la Corte Penal Internacional (CPI) a raíz del juicio contra el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, por crímenes contra la humanidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Amnistía Internacional (AI) acusó hoy a numerosos gobiernos africanos, así como a la Unión Africana (UA), de responder tarde y de forma poco efectiva a los conflictos armados que han afectado a buena parte del continente en el último año.

Según denunció la organización en la presentación de su informe anual en Nairobi, esta lentitud en la toma de decisiones y ese escaso respeto por los derechos humanos en África se enmarca en un contexto de deterioro global.

"La cifra de muertes y el aumento de la violencia en la región es muy preocupante", declaró la directora regional para el Este de África de AI, Muthoni Wanyeki, quien reclamó más recursos para "buscar soluciones duraderas" que respeten los derechos humanos.

"Los derechos humanos son una parte fundamental en la resolución de cualquier conflicto, pero en los últimos años se ha dado prioridad al desarrollo sobre los derechos humanos y los gobiernos han intentado dividir a la sociedad civil entre buenos y malos según apuesten por lo primero o por lo segundo", se lamentó Wanyeki.

La guerra civil de Sudán del Sur, la lucha contra Boko Haram en Nigeria o el conflicto de República Centroafricana son ejemplos de cómo la Unión Africana y otros poderes regionales han querido tomar la iniciativa sin lograr el éxito deseado.

Las negociaciones de paz de Sudán del Sur, que comenzaron en enero de 2014, estuvieron auspiciadas por la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), un organismo regional que agrupa a ocho países de la zona, entre ellos Kenia y Uganda, pero un año después no han logrado ningún avance.

El Consejo de Seguridad de la UA "ordenó una comisión de investigación para documentar los abusos cometidos por ambos bandos -en Sudán del Sur- y, aunque el informe está listo desde agosto, su publicación está paralizada para no entorpecer las conversaciones", explicó Japhet Biegon, investigador de AI.

En 2014 la UA también lideró la Misión Internacional de Apoyo para la República Centroafricana (MISCA, en inglés), que logró frenar la escalada de violencia en el país pero se vio empañada cuando en abril la ONU acusó a las tropas chadianas de disparar contra civiles desarmados.

Existe además una gran preocupación por el despliegue de una fuerza multinacional en Nigeria para luchar contra Boko Haram que, además de haberse puesto en marcha con casi un año de retraso, fue objeto de numerosas críticas por las posibles violaciones de derechos humanos que podrían cometer sus tropas.

"El historial de los países que la forman nos hace temer nuevos abusos", declaró el director para África de la ONG, Netsanet Belay, en la presentación de ese mismo informe en Johannesburgo.

Belay añadió que países que participarán en la misión, como Camerún o Níger, están siendo investigados por los abusos cometidos por sus fuerzas de seguridad, mientras Nigeria y Chad también tienen un extenso historial de denuncias.

Por último, 2014 estuvo marcado por el enfrentamiento directo entre varios países africanos, en especial Kenia, Uganda y Sudán, y la Corte Penal Internacional (CPI) a raíz del juicio contra el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, por crímenes contra la humanidad.

Ante la negativa de la Unión Africana de respaldar una retirada en bloque de la CPI, los gobiernos involucrados presentaron y ganaron una moción para que los líderes africanos gocen de inmunidad ante la futura Corte Africana de Derechos Humanos mientras estén en sus cargos, algo inaudito en tribunales internacionales similares.