• Caracas (Venezuela)

Mitzy Capriles de Ledezma

Al instante

Los precios “sustos”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jorge Arreaza informó el jueves que esta semana se publicará la lista de precios justos. Supongo que el funcionario de marras habrá querido decir “sustos”, porque eso es lo que provocan en el ánimo de cada consumidor cuando acude a comprar cualquier cosa: un tremendo sobresalto. Lo que sea está carísimo, la inflación es terrorífica; por eso es que estas campañas publicitarias no son más que trucos para ver cómo enmascaran esos espantos que son los precios “sustos” con que le arruinan la economía doméstica a las familias venezolanas. Tremendo patatús padece la persona que busca leche o una simple medicina cuando le dicen lo que cuesta, si es que la encuentra.

También aseguró este funcionario: “Vamos a establecer bandas que deben ser respetadas por los productores, distribuidores y comercializadores de Venezuela. Estamos tomando el control y el pueblo se está incorporando con nosotros”.

Ante esto no se me ocurren otros comentarios que no sean los de advertirle al flamante vicepresidente que las únicas “bandas” establecidas que funcionan a millón son las que asaltan, atracan, secuestran y extorsionan. Por eso se da una combinación letal entre esas bandas y los precios “sustos”, porque si no lo matan de hambre, lo matan de un tiro. Y si hablamos de “control”, los que tienen el patio amarrado son los delincuentes, contrabandistas y especuladores que hacen lo que les viene en gana porque así lo permitió este régimen cuando les dio cancha libre con su fatídica estrategia de las “zonas de paz”.

Dos cosas más. Primero, lo relacionado con los productores del campo que están esperando los beneficios milagrosos de Agropatria, porque desde que destruyeron a Agroisleña lo que se ha desencadenado es un descalabro: se produce menos arroz, menos carne, menos maíz, menos hortalizas en general, y la fórmula sugerida por Maduro de “cultivar” pollos, no dio, –como era lógico esperar– ningún buen resultado. Lo segundo, eso de que “el pueblo está incorporado con nosotros” no se lo cree ni usted mismo, señor Arreaza. La gente con un gran disgusto se la pasa en una sola cola, para que usted salga con este humor negro a jurar que “el pueblo está feliz y contento”.

La gente está padeciendo de un hartazgo de todas esas mentiras que desbordan por los medios manipulados desde las altas esferas gubernamentales. Tanta incapacidad y corrupción es como mucho para una ciudadanía que trabaja, y cuando cobra se molesta más porque comprueba que lo que le pagan es como si lo castigaran por su esfuerzo en vez de ser gratificado. Lo importante es que estamos trabajando unidos y debemos preservar esa unidad hoy y mañana, para administrar con altísima responsabilidad la confianza que nos dará la mayoría de los venezolanos en los comicios del venidero 6 de diciembre.