• Caracas (Venezuela)

Mitzy Capriles de Ledezma

Al instante

La necesidad de un cambio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De manera reiterada ha sostenido Antonio Ledezma que la democracia debe recuperarse con acciones pacíficas de calle. En tal sentido, la multitudinaria concentración de los factores democráticos de la Unidad el pasado sábado, no solo en Caracas, sino en ciudades tan distantes como Barquisimeto, Maracaibo, Valencia, San Cristóbal, Ciudad Guayana, Maturín y otros puntos del país, son prueba fehaciente del profundo rechazo de la inmensa mayoría del pueblo al nefasto régimen de Nicolás Maduro.

Mientras existan presos políticos en las cárceles, no podrá hablarse de democracia, y seguiremos pregonando ante el mundo por la libertad de los presos de conciencia, la inmediata fijación de la fecha para las elecciones parlamentarias con la presencia de observadores internacionales altamente calificados, y el cese de la represión, la persecución y el hostigamiento.

El país exige un cambio que proporcione a los venezolanos mejores condiciones de vida, seguridad, progreso y bienestar. Donde se eliminen esas infames y denigrantes colas ante el grave problema del desabastecimiento de medicinas y alimentos.

Vaya nuestra palabra de aliento y solidaridad con los dirigentes Leopoldo López, Daniel Ceballos y otros presos políticos que se han sumado a una huelga de hambre en demanda de muy justas peticiones. Antonio Ledezma sufrió en carne propia los rigores de una huelga de hambre, cuando en el año 2009 inició un prolongado ayuno en protesta por la arbitraria decisión oficial de eliminarle los recursos y atribuciones a la Alcaldía Metropolitana de Caracas. Para el momento, esta acción le mermó  fuerzas físicas, pero nunca  la fuerza de su voluntad y deseos de lucha democrática que hoy se mantienen más vigentes que nunca. Debemos cuidar la salud de todos estos demócratas,  que de manera decidida y patriótica han tomado esta determinación. El gobierno debe asumir su responsabilidad en este caso.

En esta hora aciaga para Venezuela, debo insistir en la importancia de la unidad para rescatar el proceso democrático, y repito que la unidad es la llave que abrirá las puertas de las cárceles de todos aquellos venezolanos que hoy se encuentran injustamente tras las rejas. Ese es el único camino para rehabilitar a nuestro país. En ningún momento hemos planteado una salida no democrática.

El pasado miércoles, con hondo orgullo venezolanista, acompañé a los miembros de la Mesa de la Unidad en el anuncio de la creación de una agenda unitaria por la liberación de los presos políticos, donde se puso de manifiesto el importante papel que desempeñan los actores de la alternativa democrática. Esta acción de la MUD nos hace sentir mucho más unidos.