• Caracas (Venezuela)

Mitzy Capriles de Ledezma

Al instante

La fortaleza unitaria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El régimen puede seguir utilizando todos los recursos habidos y por haber –procedimiento repudiable desde todo punto de vista–, pero se va a encontrar siempre con un pueblo cada vez más unido para superar esta mala hora de la historia venezolana. Es pecaminoso, descarado, vulgar, y pudiéramos alinear más adjetivos para calificar esta ignominia, que sin lugar a dudas ha despertado la conciencia nacional, porque en vez de amilanarnos, lo que han conseguido es que todos los factores democráticos más disímiles, al lado de las mayorías nacionales, constituyamos una fuerza unitaria con la vitalidad para soportar todos los atropellos que, sin ningún recato, desencadena este régimen.

Recién habían pisado tierra venezolana los señores que vienen en la misión de Unasur, los oficialistas desataron toda su furia contra Lilian Tintori en el estado Cojedes, amenazando con la violencia que activan cuando se ven cada día más desolados por un pueblo que los ha ido abandonando, cansado de las mentiras y molesto con los desatinos que han arruinado la vida de trabajadores de todos los sectores sociales y de la economía venezolana.

Simultáneamente a estos atropellos, Nicolás Maduro, en tono estridente y rostro desencajado, aseguraba, otra vez, que “saldré a protestar a la calle junto al pueblo si perdemos la Asamblea Nacional”. Los delegados de Unasur deberían preguntarle a Maduro cómo justificaría esa montonera con la que amenaza la paz del país, cuando precisamente la ruta electoral que hemos tomado es para que superemos las contradicciones políticas sin necesidad de poner en riesgo la vida de nuestro pueblo y le marquemos una senda de prosperidad que deje atrás esta traza de ruina y desasosiego que nos hostiga.

La ONU ha investigado denuncias sobre violaciones de los derechos humanos en nuestro país y han concluido, después de varios meses de pesquisas realizadas por expertos en esa materia, que ciertamente en Venezuela se producen “detenciones arbitrarias” que mantienen privados de su libertad a ciudadanos inocentes sobre los cuales pesa la intolerancia de un régimen el cual considera que “los llamados a protestas cívicas y pacíficas por parte de voceros de la oposición son conspiraciones, y por lo tanto deben ser castigadas con cárcel”. ¿Cómo les explica Maduro esta paradoja a los delegados de Unasur?

Mientras tanto, avanzamos con la fortaleza que se lubrica en la maquinaria unitaria y con una inmensa responsabilidad con todos los venezolanos. Por eso la victoria no es para envalentonarnos ni para desatar “cacerías de brujas”, por el contrario, aquí lo que hace falta es reunificar al país, ponerlo a marchar al compás de la institucionalidad, respetar los derechos y ofrecerles oportunidades a todos los que quieran realizar su sueño de progresar.