• Caracas (Venezuela)

Mitzy Capriles de Ledezma

Al instante

Se expande la onda solidaria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Senado brasileño aprobó este martes por amplia mayoría una moción que exige la libertad de Antonio Ledezma, Leopoldo López y los presos políticos que aún están tras las rejas en Venezuela.  Esta decisión se suma a la ya larga cadena de adhesiones solidarias que se han puesto de manifiesto en parlamentos de todo el mundo, entre otros, el europeo, de España, Chile, Colombia y  Perú, que se han  pronunciado en este mismo sentido. La decisión  constituye un nuevo  indicio del renovado interés de la comunidad internacional en condenar  el atropello a los dirigentes políticos de oposición,  y por la grave  crisis que atravesamos los venezolanos.

El texto del Senado se aprobó poco antes de la visita que en compañía de  Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, hicimos a ese cuerpo edilicio  para denunciar las violaciones de los derechos humanos en nuestro país.  Se trató de una gira de tres días a Brasil iniciada en Sao Paulo, en  procura también del apoyo a la causa de la democracia y la libertad de los presos políticos.

Nuestra agenda de reuniones contempló encuentros con el gobernador de Brasilia, Rodrigo Rollemberg, el vicepresidente Michel Temer, y el diputado Federal Heráclito Fortes, además de  los expresidentes José Sarney y Fernando Henrique Cardoso.

Expusimos que nadie mejor que la presidenta Dilma Rousseff conoce las violaciones, las torturas y las prisiones arbitrarias. Ella fue presa política por casi tres años y torturada por 22 días seguidos durante la última dictadura militar en Brasil.

Nuestra  reunión con el ex presidente,  Fernando Henrique Cardoso,  fue muy satisfactoria. Allí puso de manifiesto su más amplia solidaridad con Antonio  Ledezma,  Leopoldo López y el resto de los privados de libertad, entre ellos los estudiantes que permanecen tras las rejas injustamente, ante el constante hostigamiento del gobierno.

Le expresé mi agradecimiento al ex jefe de Estado, por su disposición de abogar por la libertad plena de mi esposo. En todas nuestras reuniones he hecho énfasis  en la defensa universal de las garantías.

He insistido en que Ledezma está sometido a un proceso absolutamente irregular, que es inocente de lo que se le acusa,  y que el Tribunal Supremo de Justicia tiene la palabra para saldar este enojoso capítulo plagado de arbitrariedades.  Ledezma lo que hace es defender las ideas en las que cree,  y opinar no es un delito en ninguna parte del mundo. Defender la justicia y la libertad, es un derecho irrenunciable.