• Caracas (Venezuela)

Mitzy Capriles de Ledezma

Al instante

Voto castigo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La dirección política de la unidad democrática tiene una inmensa responsabilidad con el país que espera el respeto de los resultados electorales que producirá el pueblo con su participación masiva en las próximas elecciones parlamentarias. Estamos claros en que no se le está dejando el peso de la tarea a los equipos conductores de esta lucha; más bien, siempre hemos sostenido que es tiempo de que cada quien deba asumir su misión y cumplirla con entusiasmo, porque solo de esa manera será posible librarnos de un régimen inescrupuloso capaz de cualquier cosa para sostenerse en el poder, sin reparar en el daño que ya le han infringido a nuestro pueblo.

La dirigencia sabe que está cantada de antemano la victoria. Lo dicen hasta las encuestas que paga el Sebin o las que facturan por Pdvsa. Los números les dan a la Unidad una ventaja inalcanzable. Este régimen fracasó, no sirve, la gente lo rechaza y le aplicará el voto castigo el venidero 6 de diciembre. Aquí está una de las primeras responsabilidades del equipo estratégico.

Canalizar ese voto castigo para que la ciudadanía logre hacerlo efectivo e inmediatamente lograr la mutación de ese sentimiento en esperanza, o sea, pasar del instante en que la gente cerrará filas en su respectiva mesa de votación para decir con su papeleta: “No aguanto más corrupción, no soporto más escasez, no puedo vivir con este salario devaluado y con esta inflación, y por lo tanto, te repruebo votando por los candidatos de la Unidad” a la fe en tiempos mejores. Pero la venganza no debe ser el desiderátum de la movilización a protagonizar, sino la esperanza de salir de esta desgracia y provocar el cambio anhelado. La transición a un gobierno que respete las instituciones, que favorezca la aspiración de contar con instituciones saneadas, autónomas, eficaces y comprometidas con los intereses de la ciudadanía.

La dirigencia con el pueblo respaldando sus diligencias tiene que garantizar que contemos con la presencia de observadores calificados. Eso es prioritario.  El tiempo pasa, y en este sentido nada hay en concreto, y eso es delicado. La dirigencia tiene que estar preparada para defender esa victoria desde la sede del CNE, con equipos leales a la Unidad, técnicos que sepan cómo es el tema de las computadoras, de los sistemas de transmisión y de las auditorías. La dirigencia debe estar preparada para hacer un uso eficiente de la presencia de los observadores que se atreverán a venir a respaldar la verdad y a denunciar todo lo irregular que puedan constatar. La dirigencia tiene que hacer uso adecuado de los micrófonos y cámaras de televisión para que se diga que ganamos, porque eso es lo que va a suceder. Tal cual como está la realidad en la calle es imposible otro escenario.