• Caracas (Venezuela)

Mitzy Capriles de Ledezma

Al instante

Resistir para triunfar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“El crimen no paga” solía decir el destacado  periodista venezolano José Campos Suárez en sus populares crónicas radiales. Por eso, después de la violencia lo que viene es la justicia. En 1989  Lech Walesa organizó y encabezó en Polonia el Comité Ciudadano del Sindicato Solidaridad. Se movía como un eje de asesores que fue tomando, en la forma y en la práctica, la estructura de un partido político. Resistieron, lucharon y ganaron las elecciones parlamentarias de 1989.Walesa era un líder sindical que vio más allá de los galpones donde se agrupaban los trabajadores,  y comenzó a desempeñar un papel clave en los sueños de la comunidad polaca.

En la recta final del año 1989, catequizó a dirigentes de afiliados sensatos de los comunistas para establecer una asociación gubernamental no marxista, para que floreciera el primer gobierno no comunista en la esfera de influencia del bloque soviético. Posterior a este pacto, y para el gran desconcierto del Partido Comunista, el parlamento optó por Tadeusz Mazowiecki como Primer Ministro de Polonia. Así, ese país, que continuaba siendo en hipótesis de corte comunista, emprendió un giro en su economía a un sistema de libre mercado.

Violeta Chamorro integró parte de la Junta de Gobierno de Rescate Nacional después del triunfo del sandinismo, como pieza independiente durante el primer año del gobierno revolucionario. En 1990 condujo la alianza UNO, Unión Nacional Opositora, en la que se insertaron, la mayoría de partidos opositores al FSLN. Después del triunfo de la UNO en las elecciones de febrero de 1990, Violeta Chamorro fue presidenta de Nicaragua hasta las elecciones de 1997.

En Chile el 5 de octubre de 1988, el universo electoral autorizado para sufragar en aquel tiempo montó a 7.435.913 personas. Del total de votos válidos, el resultado fue de 44,01% por el Sí y de 55,99% por el No –del total de votos escrutados, el Sí obtuvo 43,01% y el No, 54,71%–. Consonante con las disposiciones transitorias de la Constitución, el triunfo del No implicó la convocatoria para 1989 de elecciones democráticas conjuntas de presidente y parlamentarios, que llevaron tanto al fin de la dictadura, como al inicio del período llamado transición a la democracia. Fue el comienzo del fin de la era Pinochet.

Lo más reciente es el contundente triunfo de Mauricio Macri en Argentina, contra todos los pronósticos. Cuando lo visité en marzo de este año, junto con Lilian Tintori, todas las encuestas le daban una ventaja a Daniel Scioli de más de 25 puntos, y un mes antes de la segunda vuelta seguía Scioli punteando las preferencias con 18 puntos. Bueno, la resistencia de Macri terminó imponiéndose y se puso fin al kirchnerismo tras 12 años en el poder. Falta Venezuela, donde la Unidad alcanzará una victoria más que atronadora, eso es evidente e inevitable para bien de los venezolanos y de nuestra democracia.