• Caracas (Venezuela)

Mitzy Capriles de Ledezma

Al instante

Premio al sacrificio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Definitivamente se impone la fórmula unitaria. Esa combinación de factores que asume la diversidad como una fortaleza la cual permite anticipar lo que será Venezuela cuando retomemos la tolerancia y comprendamos que existen distintas maneras de interpretar lo que pasa en esta hora y lo que aspiramos para el futuro de nuestro país. Jamás se han escondido los problemas en la Unidad, por el contrario, los confesamos ante una ciudadanía la cual percibe que más allá de las aspiraciones, ambiciones, ideologías y métodos particulares de hacer política de cada uno de los líderes y sus respectivas organizaciones que gravitan en la Unidad, sobresale la obligación y la responsabilidad con un país y con su pueblo que, hoy más que nunca, requieren de una conducción atinada, y eso solo es posible ofrecerlo con una estrategia compartida.

Vamos a participar en unas elecciones en medio de inmensos ventajismos. Nos anima nuestro espíritu cívico, y que quede claro que ese siempre ha sido el rumbo de nuestros esfuerzos. He crecido en un hogar donde la lucha por la democracia y la libertad de expresión era “el pan nuestro de cada día”. Desde niña escuchaba a mi padre y tíos, intercambiar ideas para acordar el titular de primera página que más útil fuera para sacar la cara por esos principios democráticos. Hoy valoro el beneficio de esos escritos y mucho más el valor que había que tener para tomar esos riesgos. Luego junto a Antonio, he vivido como mujer, esposa, madre y ciudadana, los más variados episodios relacionados con la suerte de la democracia. Desde celebrar victorias electorales, aguantar el peso de derrotas para retomar junto a él nuevos alientos, hasta encarar los riesgos de alzamientos golpistas. 

Por eso la lucha por la democracia no es una casualidad, es una manera de ser de las familias de estas últimas décadas. La historia no es un basurero. Es un legado. Atado a cualquier familia está el recuerdo de un ser querido que también sufrió persecuciones y luego saboreó el corolario de su sacrificio por una causa noble.

No somos ingenuos cuando nos disponemos a encarar el desafío que tenemos por delante, y pecaríamos de impostores si pretendiéramos ocultarle a la ciudadanía, que desde ya convocamos a incursionar en esos comicios del venidero 6 de diciembre, que es indispensable multiplicar el trabajo para consolidar la victoria. Tenemos que hacer política ciudadana. Hablar con el vecino, con los jóvenes que deben asegurar su futuro precisamente ahora. Hay que participar y movilizarse. Juntos seremos invencibles.