• Caracas (Venezuela)

Mitzy Capriles de Ledezma

Al instante

Despilfarro a manos llenas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La crisis del país se agrava, no solo porque el modelo que se empeñan en sostener, contra corriente, está agotado, sino porque el gobierno que lo apadrina perdió lo poco que le quedaba de fuerzas. Está vaciado de autoridad moral, no tiene credibilidad, y sin esos elementos no será posible pedirles sacrificios a los ciudadanos para sacarnos de este pantano en el que han hundido la economía venezolana. El propio Maduro ha confesado que este año “vamos a pagar más de 14.000 millones de dólares”, solo por concepto de intereses que ocasiona la inmensa deuda pública contraída para enriquecer élites corruptas que saquearon las finanzas públicas. Ese monto es superior a lo que se presupuestó para educación, salud, ciencia y tecnología. ¡Qué desastre!

Esta profunda crisis económica, social y moral, han querido esconderla en falsas turbulencias, que según Maduro tienen su origen en supuestas “guerras”, como la tan cacareada “guerra económica” y la más reciente creación peliculesca de la “guerra de los retratos”, cuando la verdad es que llevan 17 años desperdiciando oportunidades de oro que el destino puso en su camino, al extremo de disfrutar de altísimos precios del petróleo que en vez de aprovechar para mejor suerte de Venezuela, lo despilfarraron a manos llenas. Esa es la verdad que no van a poder ocultar dándose “golpes de pecho”, exaltando un retrato del Libertador de la Patria, cuando lo que avergüenza la memoria de Simón Bolívar es que hoy de Venezuela se habla por las colas, la corrupción y el narcotráfico.

Después que “incendiaron” al país en febrero de 1989 por aquel aumento del precio de la gasolina, hoy se muestran con el mayor descaro, imponiendo revisiones en el costo de ese combustible, una vez que quebraron Pdvsa, hipotecaron el futuro de las nuevas generaciones y regalaron millones de barriles de petróleo. No rinden cuentas, no dan explicaciones del paradero de decenas de millones de petrodólares tramitados en dependencias públicas, y creen que designando “ministros con caras de crisis” van a remediar esta emergencia terminal que engendraron en sus círculos viciosos de continuismo clientelar. El presidente Maduro se empinó en la tribuna parlamentaria por casi 3 horas, y lo que dijo fue que pagaríamos más de 14.000 millones de dólares por deuda, aumentaría el precio de la gasolina y negaría ley para dar títulos de propiedad de vivienda a las familias.

Por otra parte, es bueno destacar que Maduro restó importancia al gravísimo problema de la inseguridad, al no referirse a este tema durante su intervención. La delincuencia que azota al país, cada día adquiere mayor auge y cobra miles de víctimas. Hacer caso omiso de esta irregular situación, lo que nos demuestra es desinterés en la búsqueda de soluciones viables para combatir este terrible flagelo que causa estragos en la población.