• Caracas (Venezuela)

Mirla Alcibíades

Al instante

Artista en pelo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El título de esta columna lo he tomado de un aviso publicitario que reprodujo El Federalista en 1870. El texto publicístico que destaco fue resuelto de la siguiente manera:

“Artista de pelo.// El abajo firmando (sic) ofrece sus servicios al ilustrado público de Caracas. Hace cuadros, sepulcros, flores, palmas, etc. de los dibujos los más lindos para recuerdo de familia. Teje pulseras, zarcillos, prendedores, anillos, cadenas, a precios muy moderados. Se ofrece a enseñar en pocas lecciones a las personas aficionadas al arte de trabajar en cabellos. Tiene también un lindo surtido de marcos, álbumes y útiles para hacer las obras de pelo que venderá a precios muy equitativos.

“Victor Paillie artista en pelo de París. Esquina de Muñoz, al lado de la botica de los señores Alcántara hermanos”.

No puedo decir quiénes fueron los alumnos que confiaron en las destrezas pedagógicas de monsieur Paillie. Tampoco he podido reconstruir los antecedentes de esta práctica: de tal manera, no estoy en capacidad de asegurar cuándo se inició en nuestro país. Lo que sí puedo asegurar es que en febrero del año que menciono (1870) un caraqueño arrancó elogios en la prensa por sus probadas destrezas en este campo. En efecto, un cronista que ocultaba su identidad bajo el nombre de Delascar (un seudónimo que –me atrevo a asegurar– velaba las señas de Manuel María Fernández) consignaba esta nueva:

“(...) La casualidad me ha proporcionado el gusto de ver un trabajo de pelo hecho por el joven José Antonio González, hijo de nuestro honrado y virtuoso amigo, José Antonio González. Es una obra digna de ocupar un lugar preferente en una exposición de productos artísticos. Ha sido ejecutada con el cabello del difunto general José Tadeo Monagas, y representa un templete cuya cúpula abovedada descansa sobre cuatro columnas estriadas de orden dórico. Llégase al templete por una escalinata de cinco o seis peldaños: a cada uno de los lados del templete hay un cañón montado en su cureña y unas espadas cruzadas, y en medio del expresado templete está el sarcófago del héroe. El templete, en fin, está debajo de un magnífico sauce llorón, cuyo hermoso tronco se divisa al lado izquierdo”.

El cronista mostraba orgullo pues, como se cuidaba de destacar, la obra había sido ejecutada por un venezolano. También hubo orgullo cuando el Diario de Avisos elogió en 1877 el cuadro fúnebre hecho de cabello por el señor Manuel I. Ruz, discípulo del Sr. Faustino Padrón.

El párrafo anterior me permite asegurar que, para 1877, los especialistas en bordado con material tan particular también eran venezolanos. Y, desde luego, apuntar a los cultivadores de esta destreza que eran hombres y no mujeres, como cabría imaginar en el presente.

Sin embargo, las conquistas que ellas iban consolidando de a poco en ese siglo también las llevó a destacarse en este territorio. Tan fue así que, cuando hubo la Exposición Nacional de Venezuela en 1883, en ocasión del centenario del natalicio de Simón Bolívar, se pudieron ver los aportes de venezolanas en este desempeño.

Importa recordar que esa exposición se interesó en mostrar la producción nacional en todas las áreas conocidas. Siendo concebida de esa manera, no podía faltar el ramo de “Pelucas, postizos y trabajos de pelo en general”. Pues bien, en ese ítem los organizadores tuvieron el cuidado de colocar el nombre del expositor(a), la nacionalidad y, finalmente, el trabajo que se sometía al escrutinio del público. La lista que se completó en el rubro descrito llevó este orden:

1. Ramón Morales (La Habana, isla de Cuba): Peluca y otros trabajos de peluquería.

2. Faustino Padrón (Caracas): Retrato del general Flores, hecho con pelo de próceres venezolanos; ofrenda del gremio de peluqueros de la capital.

3. Faustino Padrón: Cuadro alegórico hecho con pelo de varios próceres venezolanos.

4. Ofrenda del Concejo Municipal de Mariño (Turmero): Cuadro hecho con pelo, representando la Quinta de San Pedro Alejandrino.

5. Señora Josefa de Moreno Fernández (Calabozo): Retrato del general Guzmán Blanco, bordado con pelo sobre gro.

6. Señora Rosaura B. de Castillo (Caracas): Cuadro representando el retrato del general Roberto B. Ibarra, hecho con pelo.

7. Señorita Amelia Cocking (Caracas): Cuadro alegórico hecho con pelo.

8. Señorita Teresa Leicibabaza (Caracas): Cuadro de pelo.

9. Señora Dolores G. de Chirinos (Caracas): Trabajos de pelo.

10. Gustavo Carbonell (Puerto Cabello): Cuadro hecho con pelo, representando una tumba con un sauce llorón.

11. Señorita Ángela M. Gelis (Ciudad Bolívar): Un cuadro pequeño, hecho con pelo.

12. Señorita J. Paz Guevara (Caracas): Retrato de Policarpa Zalavarrieta, hecho con pelo.

Ignoro si todavía existan hombres o mujeres especializados en tan particular desempeño.