• Caracas (Venezuela)

Miguel Ángel Cardozo

Al instante

Miguel Ángel Cardozo

Más sobre el tema de la salud: bochinche que mata

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si hay algo que debe constituir un verdadero motivo de alarma para el pueblo venezolano es el bochinche socialista continuado del siglo XXI, ya que en tres largos y agobiantes lustros ha dejado un aterrador saldo de víctimas al que ahora se agregan aquellos desventurados cuya desgracia ha sido el enfermar en un país en el que sus gobernantes no valoran en lo más mínimo la vida de sus habitantes.

Estas particulares víctimas –que se cuentan hoy por decenas de miles e incluyen, entre otros, a inocentes niños– lejos están de ser un mero daño colateral en la guerra de aniquilación total que se le ha declarado a la sociedad venezolana, por cuanto son el triste resultado del sistematizado “desorden” en el diseño e implementación de unas políticas de salud que, junto con el resto de las políticas públicas nacionales, están orientadas a acelerar el logro de la tan anhelada “tierra arrasada” sobre la que una inescrupulosa casta pueda perpetuar un perverso sistema de opresión que los ancle en el poder.

Nadie debería errar en el diagnóstico de la situación y confundir ese criminal bochinche con improvisación, dado que atribuir a esto último la inefectividad de las “medidas” tomadas por las anteriores y actuales autoridades sanitarias ante la crisis del sector sería creer en la buena fe de un régimen para el que el poder es el fin y la subyugación de los venezolanos el medio.

Lo que se va haciendo cada vez más patente es que no hay una sincera voluntad de resolver la crisis sanitaria del país, porque de lo contrario no se representarían, por ejemplo, las pantomimas de los cercos epidemiológicos –que no pasan de simulaciones “exprés”–, de los operativos especiales de distribución de medicamentos –que no llegan ni a repartición de confeti– o de las fumigaciones y abatizaciones masivas –que no se sabe en cuál de los universos paralelos se están realizando–.

Solo burlas es lo que reciben los venezolanos en respuesta a su exigencia de condiciones idóneas para un pleno disfrute de su derecho a la salud; algunas tan cotidianas como las sardónicas frases que por obra de asalariados tuiteros se erigen en trending topics dentro de la red social en la que se esfuerzan por difundir sus infames mentiras, y otras tan inicuas como el despilfarro de la riqueza del país en continuas donaciones que más bien lucen como vulgares intentos de compra de conciencias.

* Profesor de postgrado de la UCAB e investigador.

** Doctorando en Gestión de Investigación y Desarrollo, UCV. Especialista y magíster en Gerencia de Servicios Asistenciales en Salud, UCAB. Odontólogo, UCV.

@MiguelCardozoM