• Caracas (Venezuela)

Miguel Ángel Cardozo

Al instante

¿Y ante la inminencia de la hambruna?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Que siempre se puede estar peor es una verdad como un templo, pero el actual grado de deterioro de la calidad de vida de la mayoría del pueblo venezolano es tal que, de seguirse permitiendo que por malsano capricho y con una generosa dosis de hipocresía el régimen avance en la implementación de sus erróneas y criminales políticas, el siguiente estadio del proceso involutivo del país será algo tan tétrico y abominable como las consecuencias de aquel nefasto “Gran Salto Adelante” de Mao Tse-Tung.

Ello, lejos de un lugar común, es una oportuna y necesaria advertencia dado que aún hay tiempo de evitarle a la nación el grueso del costo de una injustificada pertinacia y conducirla hacia aguas de libertad, paz, honestidad, prosperidad y progreso, aunque esto no será posible mientras su timón siga en las manos equivocadas, lo que también es menester advertir por cuanto todavía abundan quienes creen que tarde o temprano rectificarán los que desde hace casi 17 años la mantienen en cautiverio.

Lo cierto es que no hay ya margen para el desperdicio de tiempo en la concesión del beneficio de la duda a un régimen que solo vela por sus propios y abyectos intereses mientras el pueblo padece lo indecible en medio de una inexcusable inopia, máxime porque cada maquinación con la que aquel intenta perjudicar a una oposición con incuestionable vocación democrática demuestra su absoluta despreocupación ante los terribles problemas que sus mencionadas políticas han ocasionado.

Esta debe ser razón más que suficiente para que esa misma oposición cierre filas con miras a la consecución de la victoria de la mayoría de sus candidatos en las venideras elecciones parlamentarias, pero sin perder de vista que sus esfuerzos también deben orientarse al hallazgo de una pronta y satisfactoria respuesta a una pregunta clave: ¿qué hacer para evitar que el régimen le dé al país el último empujón hacia el fatal precipicio de la hambruna mientras se lleva a cabo el saneamiento tanto de las instituciones de los poderes públicos como del marco jurídico nacional?

Claro que esto último en el supuesto de que ese sector mayoritario de la sociedad venezolana haga valer su voluntad en los venideros comicios parlamentarios, aunque haciendo a un lado tan importante consideración urge esa respuesta ante la inminencia de la catástrofe que, de acuerdo con lo reseñado este lunes en Runrunes (http://runrun.es/la-economia/214524/el-conteo-regresivo-cuanto-falta-para-el-inventario-cero.html), revelan recientes datos de serias organizaciones según los cuales se agotarán en los próximos días los inventarios de diversos rubros de alimentos producidos en el país, principalmente por la falta de divisas necesarias para que los productores nacionales desarrollen sus actividades.

Y urge además tal respuesta dado que, en su apuesta al hambre como mecanismo de dominación, el régimen está forzando la definitiva quiebra del ya de por sí menguado aparato productivo venezolano en momentos en los que no puede garantizar la importación de lo indispensable para la subsistencia de 30 millones de personas.

En fin de cuentas, urge esa respuesta.

 

@MiguelCardozoM