• Caracas (Venezuela)

Miguel Ángel Cardozo

Al instante

Unidad con solidaridad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No acababa Daniel Ceballos de poner un pie en la distante y peligrosa cárcel común a la que de manera injustificada y entre gallos y medianoche lo trasladaron, de acuerdo con lo reseñado ese mismo día en El Nacional (http://www.el-nacional.com/politica/Ceballos-confirmo-San-Juan-Morros_0_633536654.html), cuando ya lo habían rapado, uniformado y prácticamente incomunicado de un mundo al que hace tiempo debería haberse reintegrado luego de cumplir la condena que, a instancias de siniestros personajes, el prostituido sistema judicial venezolano le impuso.

Fue así como el 23 de mayo, en medio de su desesperado chapoteo en la inmundicia en la que tarde o temprano se ahogará y en respuesta tanto a la victoria de ese líder opositor en las recientes elecciones primarias de la alternativa democrática como a la decisión de llevar a cabo una indefinida huelga de hambre que junto al también preso político Leopoldo López aquel tomó, el régimen descargó sobre él una furia acumulada tras muchos fracasos, temores y frustraciones; un acto con enormes repercusiones por cuanto las reacciones de repudio, dentro y fuera del país, no se hicieron esperar, incluyendo la inmediata convocatoria a una marcha para el sábado 30 de mayo realizada por López en un breve pero contundente video difundido a través de su cuenta de Twitter, @leopoldolopez, y disponible en YouTube (https://www.youtube.com/watch?v=lZ6TmAWoc3k&feature=youtu.be).

Y he aquí que ocurrió lo inesperado, ya que después de que el lunes 25 de mayo –en una carta también difundida por Twitter y publicada en el mencionado diario (http://www.el-nacional.com/politica/Leopoldo-Lopez-ratifica-huelga-mediante_0_635336463.html)– este último ratificara su decisión de continuar con la huelga de hambre iniciada a las doce del mediodía del día anterior –como forma de protesta, entre otras cosas, “ante la falta de respuestas por parte del régimen a la profunda crisis que estamos sufriendo todos los venezolanos”– y le pidiera a todo el pueblo de Venezuela que no los dejaran solos –refiriéndose a los presos políticos–, la Mesa de la Unidad Democrática dejó entrever en un comunicado publicado el 26 de mayo en su sitio web (http://www.unidadvenezuela.org/2015/05/el-cambio-es-urgente-el-camino-es-electoral-la-unidad-es-obligatoria) –o, al menos, es lo que de allí se ha interpretado– que no atendería a la convocatoria de marcha de Leopoldo López por no ser esta una actividad de aquella “sino de una de las organizaciones que forman parte de ella”, lo que ha originado serias desavenencias en el seno de la oposición; algo que quien esta columna escribe no comparte dado que pugnas entre los que desean un cambio en el país solo favorecen las pretensiones hegemónicas del régimen.

No se puede olvidar que cualquier ciudadano venezolano está en su legítimo derecho de promover las acciones constitucionales y pacíficas que considere pertinentes en el marco de la lucha contra un sistema claramente dictatorial, como también lo están quienes por diversas razones resuelvan no apoyarlas, aunque tampoco huelga recordar que en una coyuntura como la actual son las muestras de solidaridad –y no las inflexibles posturas derivadas de políticos cálculos ajenos al sentir de los que padecen los efectos de una cruel opresión– las que de mejor manera contribuyen a la consolidación de una fuerza unitaria capaz de impulsar profundas transformaciones.

Sin duda, la Mesa de la Unidad Democrática expuso válidos argumentos en el citado comunicado para justificar su aparente negativa a respaldar la iniciativa de Leopoldo López, pero sería conveniente que en esa organización se prestara oídos a recomendaciones como las del padre Luis Ugalde, quien en el programa radial de César Miguel Rondón, transmitido en la mañana del 25 de mayo por Circuito Éxitos (http://www1.unionradio.net/exitosfm/visornota.aspx?id=18969), afirmó que si bien es necesario que los dirigentes, además de con serenidad y democráticamente, actúen con racionalidad, no deben dar la impresión de no tener consciencia de la gravedad de la situación, lo que a su juicio ha sido una de las principales fallas del “liderazgo” político opositor, añadiendo que sí hay que trabajar de manera unitaria en lo electoral, aunque es “imprescindible que haya este mismo año cambios significativos en el Ejecutivo, no solamente en el Parlamento”.

Por ello, y en virtud de que lo deseado por la agobiada mayoría de los venezolanos es precisamente la consecución de esos cambios, no se puede atentar en estos cruciales momentos contra la unidad al anteponer a la solidaridad una suerte de “burocratización” de la lucha pacífica.

 

Unidad ante todo, pero sin dejar a un lado la solidaridad.

 

 

@MiguelCardozoM