• Caracas (Venezuela)

Miguel Ángel Cardozo

Al instante

Miguel Ángel Cardozo

Revolcón al pueblo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española, la palabra “revolcón” se define como “acción y efecto de revolcar”, y la primera acepción que de esta última allí se proporciona es “derribar a alguien y maltratarlo, pisotearlo, revolverlo”.

La mención de esto no viene al caso por algún tipo de ejercicio lexicológico sino por el “revolcón económico” que el presidente de la república recientemente ha dicho que provocará y cuyo blanco, al parecer, será el empresariado nacional, por lo que no resulta descabellado suponer que en el transcurso de los próximos meses la sociedad venezolana podría presenciar, para su propia desgracia, el derribo –así como el maltrato, pisoteo y revolvimiento– de quienes en los últimos años decidieron seguir invirtiendo en Venezuela pese a innumerables obstáculos y a una acelerada pérdida de la seguridad jurídica.

No es un secreto que desde hace 16 años se ha intentado sembrar en el imaginario colectivo nacional la idea de que el empresariado es enemigo de la patria y contrario al interés de los venezolanos, pero la progresiva destrucción del aparato productivo del país –a consecuencia del acoso al que aquel ha sido sometido– ha demostrado lo que a lo largo del siglo XX se entendió en otras latitudes a costa de no pocos sufrimientos, esto es, que solo la sinergia derivada del trabajo colaborativo entre un Estado promotor de una sana gobernanza, un pujante empresariado y otros actores sociales –como las universidades y las comunidades organizadas– puede generar oportunidades y condiciones favorables para un verdadero desarrollo.

Solo esa sinergia puede hacer posible y sostenible en Venezuela, como lo ha hecho en otras naciones, el desarrollo tecnológico y la innovación a gran escala en diversas áreas, la creación de decenas de millones de puestos de trabajo bien remunerados y la generación de una riqueza que contribuya al mejoramiento de la calidad de vida del venezolano.

Por ello, si el anuncio presidencial tiene un avieso sentido literal, como resultado del anclaje mental a unas ideas que, al igual que en el pasado, constituyen el origen de una injustificada miseria, será entonces el ciudadano de a pie el que acabe aún más revolcado por lo que sir Winston Churchill definió hace casi siete décadas como la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia y el evangelio de la envidia.

Será, en definitiva, otro revolcón al pueblo de Venezuela.

 

@MiguelCardozoM